Blogia
Daniel Gascón

CHAO

Manu Chao saca disco. Siempre me ha sorprendido el ascendiente moral de este músico bastante limitado y monótono, que dice defender la libertad y declaró el año pasado en Cuba que “Bush es el mayor terrorista” y que “Todas las mafias que reprimen el mundo se esconden detrás de la palabra democracia” (el ex Mano Negra tiene pisos en Barcelona y París, donde impera la democracia, quizás para combatir al enemigo desde dentro).

Chao ha defendido a personajes tan lamentables como Diego Armando Maradona, y a tipos tan siniestros como Hugo Chávez (en 2004 pidió el voto a la Revolución bolivariana, quizás porque en Venezuela sí servía el procedimiento). Me sorprende que la prensa y ciertos sectores de la izquierda lo traten como a un referente, y que se le toleren cosas que despertarían críticas feroces en boca de otras personas.

Gran parte de lo que Manu Chao dice en las entrevistas son tópicos sin examinar, y en su supuesto compromiso con los parias y los desubicados algunas reivindicaciones legítimas coexisten con una mezcla de desinformación y puro cinismo. Hace unas semanas Diego Manrique publicó en El País Semanal una entrevista con él. Este extracto, que revela una confusión mental considerable, es una reivindicación de la superstición y el pensamiento mágico: dos ingredientes que jamás han ayudado a mejorar la vida de las personas.

“En el fondo, piensa [Manu Chao], sigue siendo un racionalista, aunque abierto a lo improbable. En sus estancias en América comprobó la fuerza de la santería y, especialmente, la macumba y el candomblé brasileños. ‘Llegará el momento en que sea aceptado científicamente, cuando tengamos instrumentos que cuantifiquen energía positiva y negativa. Yo he recurrido a un brujo cuando alguien me quería hacer mal. Me dijo que debía blindarme, para que el odio rebotara hacia quien me lo enviaba. Y resultó, te lo aseguro.’”

El mismo desprecio por la lógica y una mayor inmoralidad pueden verse en algunas de las letras de su nuevo álbum: en "Raining in Paradize" afirma que en “In Baghdad, it's no democracy //
That’s just because, it’s a US Country”. Al contrario que en Cuba, donde las democracias servían para ocultar mafias, parece que en este caso su ausencia es un error, y que hay que echarle la culpa a la democracia más antigua del mundo (que ha colaborado con dictaduras, pero que también ha salvado la democracia en unos cuantos países, como Francia).

No hace falta estar a favor de la desastrosa intervención estadounidense en Iraq para admitir que cuando no había democracia en Bagdag era bajo la espantosa dictadura de Sadam Hussein, que ahora hay prensa y elecciones libres en el país, y que la constante violencia (que ejercen sobre todo grupos sectarios y organizaciones terroristas, y que enfrenta a unos iraquíes contra otros) no es sólo responsabilidad de Estados Unidos, que sin duda preferiría que hubiera una democracia estable y pacífica. Pero Manu Chao prefiere señalar al culpable, y decir que a fin de cuentas "it's no fatality" en lugar de buscar una explicación: predicar para los conversos le interesa más que pensar en la solución del problema o aliviar el sufrimiento de los iraquíes.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

14 comentarios

Mar -

Hola:
Me ha gustado tu comentario sobre Manu Chao, pero lo de la democracia en Iraq y en los EE.UU., mejor lo dejamos. La de los EE.UU. es MUY mejorable y en estos momentos Iraq es un fantasma de país. Sobre la democracia como sistema también habría mucho que hablar, igual que sobre el capitalismo salvaje que parece que forma un paquete completo con ella...

¡Ah! Y gracias por traducir el texto sobre Hirshi Ali.

Saludos,
Mar

Jesús -

En los 80 tuvo 2 grupos Manu Chao antes de crear Mano Negra.ERan de corte divertido.Luego llegó la batidora sónica que tanto éxito le proporcionó.mano negra era un combo desenfadado que compilaba cantidad de influencias que iban del rock a los sónidos árabes pasando por el pop y el rap.S u apertura musical a los pueblos del mundo es indudable.Y sus excentricidades actuando en directo como radio bemba por sorpresa en ciudades distintas y sin previo aviso eran tremendas.

en solitario ya adopta la pose del cantautor que va de comprometido con las causas perdidas sintetizando muchas tendencias y preocupado por los problemas sociales.Su ritmo especialmente con Mano Negra y con aquellos Carayos era trepidante.

Para gustos,cada uno.A mi en solitario no me acaba de convencer por lo reiterativo que es en algunos estribillos en los que parece buscar premeditadamente el éxito masivo.

Javier López Clemente -

Hola.
Después de seis años, una rectificación pública. Copio y pego:

Manu Chao paga a los locutores del Metro de Madrid por usar sus voces y reconoce su error

EFE EME

39escalones -

Estoy muy de acuerdo con todo lo que dices en el post, excepto dos cosas. En primer lugar, en Irak no hay, ni ha habido, ni seguramente habrá, elecciones libres, por la misma razón que no las ha habido en Afganístán o en los territorios palestinos (donde sí las hubo, pero el resultado no gustó a Washington, empeñado en ignorar el resultado). O sea, que se presenta quien tiene permiso de los Estados Unidos, y es válido el resultado si le conviene a sus intereses (y a los de Israel).
El otro aspecto es afirmar tan categóricamente que Estados Unidos salvó la democracia en unos cuantos países, como Francia. Me parece una afirmación inexacta, dado que lo que ha hecho Estados Unidos con Europa es crear "democracias" a su imagen y semejanza. Puede que salvaran a Europa del nazismo (cosa que en realidad se debe más a la extinta U.R.S.S., o sea, salir de la sartén para caer en las brasas), pero sólo contribuyó a la instalación de una "democracia aparente" y de espaldas a los ciudadanos. O sea, como la propia democracia americana.

d. -

Gracias por vuestros comentarios.

Yo no he visto el videoclip, aunque me han hablado de él.

Seguramente tienes razón en lo del adjetivo, Dani. La guerra se preparó tal y como tú dices (saltándose a la torera las resoluciones de la ONU, mintiendo para justificar la intervención, con torturas durante la guerra...). Además la guerra, como todas, ha producido desastres, crímenes y muerte de miles de inocentes. A todo eso podemos sumar, si quieres, una catastrófica ejecución militar. Y también el descrédito que ha sufrido Estados Unidos, el desencuentro con Europa, el refuerzo del terrorismo islámico. Creo que podemos calificar todo eso de desastroso, al igual que la falta de apoyo de la muchos progresistas de Occidente a los demócratas iraquíes, a los que deberíamos defender.

desastroso
1. adj. desastrado (‖ infausto, infeliz).

2. adj. Muy malo. Me produjo una impresión desastrosa. Dejó allí un recuerdo desastroso. Hizo un examen desastroso.

Abrazos

Javier B. -

He visto el videoclip de la canción principal del nuevo disco de Manu Chao y no me ha gustado nada. Ni la música, ni el videoclip, ni la letra ni nada. Confieso que el resto de su música me gusta y me da buen rollo, pero este cambio en el nuevo disco no me ha gustado nada.

Dani -

Estupendo post, Dani, estoy de acuerdo con todo, pero no hubiera sido capaz de expresarlo así.

Mi única pega es el adjetivo "desastrosa" dedicado a la guerra de Irak, es apropiado, pero creo que se queda corto. En mi opinión, lo peor de esa guerra no es que haya resultado un error, o que se haya ejecutado de modo poco cuidadoso (que es lo que viene a significar "desastre").

El problema de esa guerra, siempre en mi opinión, no viene de su ejecución, que podría haber sido perfecta, sino del modo en el que fue concebida, declarada y justificada a la opinión pública. Es decir, prescindiendo del apoyo de la ONU, falsificando pruebas para justificarla...

Se trataría, según creo, más de una guerra inmoral, ilegítima o ilegal, según se quiera elegir.

Por supuesto no son casos comparables pero, este asunto me ha hecho recordar que, en tiempos de los GAL, mucha gente criticaba al gobierno socialista no por haber creado un grupo terrorista sino... por haberlo hecho tan mal.

JoseAngel -

Las sorpresas desagradables que se lleva uno a veces cuando oye las ideas de músicos, u otros artistas, cuya obra le gusta... Y eso que a mí Manu Chao no me gusta, o sea que ni por allí.

Javier B. -

Manu Chao viene y se va. Convive con gente que ha sufrido en sus paises de origen, intenta dar buen rollo y solidaridad y se deja llevar por las estelas brillantes de líderes de izquierdas que prometen trabajar únicamente por y para el pueblo. Pienso que defiende el icono más que la idea, lo subversivo más que lo convencional, y creo que no podría vivir en un lugar sin democracia, por mucho que defienda a dictadores de izquierdas.
La mezcla de su música reggae/ska/gitana del este, en directo es arrolladora, aunque a veces tiene canciones muy tranquilas, mezcladas entre sí y a veces monótonas, pero nunca canta igual dos composiciones. Al menos es capaz de transmitir un espíritu con sensación de libertad, sin ataduras sociales, políticas o económicas, quizá porque lo asociemos a su ritmo reggae.

d. -

Muchas gracias por vuestros comentarios, amigos.
Saludos.

Javier López Clemente -

En lo musical es como si Manu Chano sólo hubiera compuesto un par de temas y los alargara hasta el infinito, añadiendo o quitando a su antojo. Es una fórmula como otra cualquiera.
Creo que se le debería reconocer cierto mérito en su carrera musical desde Mano Negra por el arrebato que contienen muchos de sus temas.
En lo político le falta talla, mucha talla y un poquito de poner pies en el suelo, pero gracias a Dios sólo es un músico. Como Maradona, que pese a todo lo que diga, y se tatue, es sólo un futbolista, el más grande, pero sólo un futgolista, gracias a la mismo Dios citado antes.
Y me apunto a tu argumento, si perdonamos a Estados Unidos por colaborar con dictaduras pero salvar a Francia, pues perdonemos a Manu Chao por sus opiniones y bailemos con su patxanga.

Salu2 Córneos y gracias por tus reflexiones

octavio -

Me quito el sombrero, Daniel.
Me gustan mucho tus reflexiones, pero de vez en cuando algunas son, en mi opinión, para quitarse el sombrero. Ésta es una de ellas.
Un saludo.
Octavio Gómez Milián.

paco cajal -

Efectivamente, a mi también me sorprende el ascendente moral del que goza Manu Chao. Tu valoración del personaje me parece muy oportuna y saludable.

Enrique -

Sí, estoy de acuerdo con lo que escribes. Manu Chao denuncia los logros de las sociedades democráticas mientras se beneficia de ellos y enaltece una forma de vida desgraciada pero que, por suerte para él, ni le roza. Progre de catón, como también -salvando las diferencias- otro personaje a quien te referías en recientes posts: Regàs. Como bien dices, esperemos que quede gente que sepa denunciar los desmanes de EEUU (precisamente, por ser antidemocráticos) sin tener que echarse a los brazos de dictadores de mierda como Castro.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres