Blogia
Daniel Gascón

UNA MUJER INCÓMODA

UNA MUJER INCÓMODA

Ayaan Hirsi Ali es una mujer valiente y lúcida que defiende la razón y la libertad, y que está amenazada de muerte por sus críticas al Islam. Hirsi Ali nació en Somalia, es ciudadana holandesa, y vive en Estados Unidos, pero Holanda parece sentirse incómoda con ella: el año pasado la ministra de inmigración Rita Verdonk intentó retirarle el pasaporte holandés porque había mentido para obtener su estatus de refugiada (aunque Hirsi Ali era verdaderamente perseguida en ese momento, y lo había contado todo mucho antes de que Verdonk pidiera explicaciones); los vecinos se quejaron de que su presencia ponía en peligro su seguridad y pidieron que dejara el edificio. La semana pasada el gobierno holandés le comunicó que no podía seguir protegiéndola en el extranjero porque cuesta demasiado dinero. Anne Applebaum ha criticado la postura del gobierno holandés. Christopher Hitchens dice que EEUU debería recibir a Hirsi Ali con los brazos abiertos. Es lamentable que las democracias abandonen a su suerte alguien que habla de derechos fundamentales: la defensa de Hirsi Ali es también la defensa de los valores esenciales de la sociedad abierta.

Sam Harris y Salman Rushdie , que sabe en qué consiste ser perseguido y que recibió la protección de un estado que sabía qué era lo verdaderamente importante, han escrito este texto:

“Mientras lees esto, Ayaan Hirsi Ali se sienta en un refugio con hombres armados que protegen su puerta. Es una de las más preparadas, inteligentes y compasivas defensoras de la libertad de expresión y conciencia de nuestra época, y por esa razón es despreciada por comunidades musulmanas de todo el mundo.

Los detalles de su historia han sido ampliamente difundidos, pero merece la pena repetirlos, porque ilustran lo mal preparados que estamos para enfrentarnos al peligro del extremismo islámico en Occidente.

Hirsi Ali huyó por primera vez a Holanda desde Somalia en 1992, después de rechazar un matrimonio forzoso con un hombre que no conocía. Una vez allí, mientras se escondía de su familia, empezó a trabajar como limpiadora. Pero esta señora de la limpieza hablaba somalí, árabe, ahmarico, suajili e inglés, y estaba aprendiendo rápidamente el holandés, así que no tardó en encontrar trabajo como traductora para otros refugiados somalíes, muchos de los cuales eran como ella misma víctimas del Islam. Estas mujeres habían sido maltratadas, mutiladas, privadas de atención médica y educación y condenadas a vidas de sometimiento sexual y maternidad obligatoria.

Tras asistir a la Universidadde Leiden, donde estudió ciencias políticas y filosofía, Hirsi Ali empezó a hablar en público sobre la represión de la mujer en el Islam, y pronto empezó a recibir amenazas de muerte de grupos musulmanes locales. Su situación de seguridad alcanzó tal gravedad que se trasladó a Estados Unidos en 2002. Sin embargo, Gerrit Zalm, viceprimer ministro de Holanda, se puso en contacto con ella y la instó a presentarse a las elecciones para el Parlamento holandés. Cuando Hirsi Ali expresó su preocupación por su seguridad, Zalm le aseguró que recibiría protección diplomática cuando y donde la necesitara. Regresó a Holanda con esta garantía, obtuvo un escaño en el parlamento y se convirtió en una infatigable abogada de las mujeres, de la sociedad civil y la razón.

El resto de su historia es bien conocido. En 2004, Hirsi Ali colaboró con Theo van Gogh en la película Submission, que examinaba el vínculo entre la ley islámica y el sufrimiento de millones de mujeres bajo el Islam. A la reacción de la comunidad musulmana no le faltó nada para caer en la psicopatía, y confirmó tanto lo necesario que era el trabajo de Hirsi Ali como lo razonable de sus temores. Theo van Gogh, que se había negado a tener guardaespaldas, fue asesinado y casi decapitado en una calle de Amsterdam; en el pecho del director el asesino había clavado con un cuchillo de carnicero una carta que amenazaba a Hirsi Ali.

Hirsi Ali tuvo que esconderse inmediatamente, se mudó de un refugio a otro durante meses, en ocasiones más de una vez al día. Finalmente, sus problemas de seguridad la alejaron de Holanda. Regresó a Estados Unidos, y desde entonces el gobierno holandés ha pagado por su protección. Hasta que anunció la semana pasada que ya no iba a protegerla fuera de Holanda, anunciando de esta manera al mundo su vulnerabilidad.

Es importante darse cuenta de que Hirsi Ali puede ser la primera refugiada de Europa Occidental desde el Holocausto. En ese sentido, es un testigo único e indispensable de la fortaleza y la debilidad de Occidente: del esplendor de la sociedad abierta, y de la ilimitada energía de sus antagonistas. Conoce los desafíos a los que nos enfrenamos en nuestra lucha para contener la misoginia y el fanatismo religioso de del mundo islámico, y vive con las consecuencias de nuestro fracaso cada día. No hay nadie que esté en mejor posición para recordarnos que la tolerancia de la intolerancia es cobardía.

Después de recuperar la Ilustración para sí misma en unos pocos años, Hirsi Ali ha observado cada pulgada del camino que lleva a la salida de ese yermo moral e intelectual que es el Islam tradicional. Ha escrito dos libros luminosos que describen su viaje. El más reciente, Infiel, ha sido un bestseller internacional. Como escribió Christopher Caldwell en The New York Times, ‘Voltaire no se arriesgaba, con cada palabra que decía, a ganarse mil millones de enemigos que reconocerían su cara y que podrían, a través de Internet, compartir instantáneamente información con la gente que quería asesinarlo’.

El parlamento holandés debatirá el caso de Hirsi Ali esta semana. La decisión del gobierno de protegerla sólo dentro de las fronteras de Holanda es genuinamente perversa. Los holandeses se han quejado del coste de proteger a Hirsi Ali en los Estados Unidos, pero sería mucho más caro protegerla en Holanda, donde el riesgo es mucho mayor.

También está el asunto de las promesas rotas: a Hirsi Ali la convencieron para presentarse al parlamento, y convertirse en la portavoz más visible y en peligro de los derechos de las mujeres musulmanes, con la garantía de que le darían protección mientras la necesitara. Gerrit Zalm, en su doble capacidad de viceprimer ministro y ministro de hacienda, le prometió esa seguridad. De manera más vergonzosa, el primer ministro holandés, Jan Peter Balkenende, ha recomendado a Hirsi Ali que abandone Holanda, mientras se negaba a darle una semana de protección fuera del país, a lo largo de la que podría recaudar fondos para contratar su propia seguridad. ¿Es un intento aterrorizado de aplacar a los fanáticos? ¿Una advertencia para que otros disidentes holandeses no creen problemas al hablar con demasiada sinceridad sobre el Islam? ¿O pura falta de consideración?

El gobierno holadés debería reconocer que se esta forjando un escándalo y redescubrir su obligación de dar a Hirsi Ali la protección que le prometió.

No hay nadie vivo que sea más merecedor de las libertades de expresión y conciencia que damos por supuestas en Occidente, ni hay nadie que esté haciendo un esfuerzo más valiente por defenderlas.”

En la imagen, Ayaan Hirsi Ali. Aquí, el original en inglés. Y una reseña de Mi vida, mi libertad.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

d. -

Gracias, amigos. Ojalá suceda lo que dices, Jesús.
Abrazos.

Jesús -

Estremecedora la biografía de esta mujer .Luchadora por defender su persona y los derechos fundamentales.Ojala la democracía imponga la cordura y obtenga la protección necesaria para salvaguardar su vida y sea la voz de las mujeres indefensas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

marisa -

muy interesante, daniel. en mi blog también enlazo con esto. he usado hasta la foto... gracias

Entrenomadas -

David,
lo subo a artículos recomendados.
Kisses
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres