Blogia
Daniel Gascón

FE DE ERRATAS

FE DE ERRATAS

Craig Silverman ha recopilado algunos de los errores periodísticos del año y las disculpas de los medios. Los ha dispuesto en varias categorías. Estos son algunos de los que cita:

Cuatro periódicos distintos publicaron sus disculpas porque habían dicho -¡equivocadamente!- que David Gest tiene herpes. Específicamente, habían declarado que se lo había contagiado Liza Minnelli en su noche de bodas. Los ofensores fueron The Independent, Daily Mail, Times y The Baltimore Sun. Aquí está la disculpa del Daily Mail:

En artículos publicados el 23 y el 26 de mayo de 2008, dimos la impresión de que el señor Gest había contraído una enfermedad de transmisión sexual, y alegado que había mandado matar el perro de Liza Minnelli sin que ella lo supiera.

Esto es incorrecto. David Gest nunca ha contraído una infección de transmisión sexual y no mandó matar al perro de la señorita Minnelli.

New York Times:

Una crítica del 5 de septiembre de la película Save Me confundía algunos personajes y actores. Es Mark, no Chad, el enviado a la Casa Genesis para convertir a hombres gay en heterosexuales. (A Mark lo interpreta Chad Allen, no hay ningún personaje que se llame Chad.) Su compañero es Scott (interpretado por Robert Gant), no Ted (Stephen Lang). Y son Mark y Scott –no “Chad y Ted”- los que comparten cigarrillos y “acciones furtivas de hombre a hombre”.

The Guardian:

Dijimos que, en la serie estadounidense 24, Jack Bauer, el agente antiterrorista, recurría a la electrocución para extraer información. No se puede extraer información de alguien electrocutado porque está muerto (Questioning, the Jack Bauer way, página 1, 19 de abril).

The Valley News, un periódico distribuido en Vermont y New Hampshire, cometió lo que muchos periodistas y editores considerarían la errata más embarazosa: escribió mal su propio nombre en la portada del periódico: “The Valley Newss”.

Algunos lectores se habrán percatado de que ayer The Valley News escribió mal su propio nombre en la portada. Puesto que normalmente nosotros les pedimos a otras instituciones que se hagan responsables de sus errores, queremos que quede registrado: se nos ha quedado cara de tontos.

The Guardian:

El título en inglés de la novela de Gabriel Garcia Marquez es One Hundred Years of Solitude [Cien años de soledad], no One Hundred Years of Solicitude como escribimos. (Actor plans to film long-lost Garcia Marquez screenplay, página 20, 15 de julio).

El periodista deportivo Rick Reilly merece crédito por producir una obra tan brillante que otros dos periodistas deportivos distintos lo plagiaron en menos de dos meses. No es raro que ESPN pagara millones para quitárselo a Sports Illustrated. Uno de los plagiarios, Dave Pratt, también ofreció lo que debe ser la cita más exacta del año después de que la CBC le preguntara por su robo: “Era sábado y quería irme de la oficina antes del mediodía”. Bravo.

Agencia France-Presse:

Le Monde ha publicado una disculpa en portada para pedir perdón al presidente Nicolas Sarkozy después de confundir el nombre de su tercera esposa, Carla Bruni, con el de la segunda, Cecilia.

Private Eye:

Nuestra pieza sobre Slough en el último número decía que la líder de los Torys en el ayuntamiento es Diana Coad. De hecho, ese honor recae en un hombre llamado Derek Creer. “Lady” Diana, que también es candidata al parlamento por la localidad, únicamente se comporta como si fuera la líder. Nuestras disculpas al hombre invisible.

Cuenta la BBC:

A algunos israelíes se les debe haber atragantado el desayuno al oír que el ministro de exteriores francés había dicho que Israel podría devorar a su archi enemigo, Irán.

El diario Haaretz decía en portada que Bernard Kouchner había dicho que Israel podría “eat” [comer] la república islámica antes de que tuviera armas.
Al día siguiente, Haaretz pidió disculpas, y explicó que Kouchner, en inglés había dicho en realidad “hit” [atacar, golpear]

Mr Kouchner también pidó disculpas por la “confusión fonética”.

También hay una categoría sobre la confusión de identidades. Un ejemplo lo pone The Tribune Chronicle, que cometió el error.

La edición del martes afirmaba incorrectamente que la senadora Hillary Rodham Clinton respondía las preguntas de los votantes en la oficina de un congresista local.

El reportero John Goodall, al que se le había asignado el tema, habló por teléfono con Hillary Wicai Viers, directora de comunicación del congresista Charlie Wilson. Según el reportero, cuando Viers respondió el teléfono diciendo “Soy Hillary”, él creyó que estaba hablando con la candidta demócrata, que había hecho varias visitas a Mahoning Valley anteriormente.

New York Post:

La fuente que nos contó la semana pasada que Michelle Obama pedía que llevaran langosta y caviar a su habitación del Waldorf-Astoria debía estar bajo la influencia de una droga alucinógena. La señora Obama ni siquiera estaba en el Waldorf. Lamentamos el error, y nuestra fuente anterior también va a lamentarlo. Pan y agua sería una dieta demasiado buena tras esa falsa información.

Slate:

En “Culturebox” del 20 de junio, Jonah Weiner afirmó que Lil Wayne fue el primer artista hip-hop que fantaseaba con comer a sus competidores. Otros raperos han contemplado devorar a sus rivales.

La mejor corrección del año es de Dave Barry, del Miami Herald:

En la columna de ayer sobre badminton, escribí mal el nombre del jugador guatemalteco Kevin Cordon. Pido disculpas. En mi defensa, quiero señalar que en la misma columna escribí correctamente Prapawadee Jaroenrattanatarak, Poompat Sapkulchananart y Porntip Buranapraseatsuk. Así que cuando llegué a Kevin Gordon, mis dedos estaban agotados.

 

 

En la imagen, la redacción del Chronicle.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres