Blogia
Daniel Gascón

PROHIBICIÓN

PROHIBICIÓN

 

1.

Escribe Franks Jordans:

“‘Cuatro años después de que las caricaturas del profeta Mahoma provocaran protestas violentas en el mundo musulmán, algunos países islámicos están iniciando una campaña a favor de un tratado internacional para proteger los símbolos y las creencias religiosas de la burla: esencialmente una prohibición de la blasfemia que se enfrentaría a las leyes que protegen la libertad de expresión en Occidente.

Documentos obtenidos por The Associated Press muestran que Argelia y Pakistán han tomado la delantera en la presión para llevar la propuesta a votación en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Si se ratifica en los países que consagran la libertad de expresión como un derecho fundamental, el tratado les obligaría a limitar la libertad de expresión cuando se corre el riesgo de ofender a los creyentes. El proceso, sin embargo, llevará años y la colisión no es inminente.

La propuesta se enfrenta a una dura resistencia de los países occidentales, incluido Estados Unidos, que no ha ratificado otros tratados de la ONU, como uno sobre la protección de los trabajadores inmigrantes.

Los expertos dicen que la iniciativa tiene posibilidades de éxito final si los países musulmanes persisten. Y cualquiera que sea el resultado, la campaña podría reavivar las tensiones entre musulmanes y Occidente que el presidente Barack Obama se ha comprometido a curar, y podría reanudar el temor a un ‘choque de civilizaciones’.

Hace cuatro años, un diario danés publicó unas imágenes que satirizaban a Mahoma, lo que provocó que turbas enfurecidas atacasen embajadas occidentales en países musulmanes, como Líbano, Irán e Indonesia. Varios periódicos europeos publicaron después las imágenes.

Los países que forman los 56 miembros de la Organización de la Conferencia Islámica están ahora presionando en Ginebra a un comité poco conocido ONU para que acepte que es necesario un tratado de protección de las religiones.

La medida sería un primer paso hacia la elaboración de un protocolo internacional que finalmente se sometería a la Asamblea General. El proceso podría llevar un decenio.

La propuesta puede encontrar apoyo en la Asamblea General. Durante varios años la Conferencia Islámica ha aprobado con éxito una resolución no vinculante en la Asamblea General que condena la ‘difamación de las religiones’. [aquí un texto de Hitchens sobre la resolución]

Si se aprobara el tratado, cualquiera de los 192 estados miembros de la ONU que lo ratificasen estaría obligado a respetar sus disposiciones. Otros países podrían sufrir críticas por negarse a suscribirlo.

El mes pasado, la administración Obama salió en contra de los esfuerzos de las naciones islámicas para prohibir la difamación de las religiones, diciendo que esas medidas limitarían la libertad de expresión.

‘Algunos afirman que la mejor manera de proteger la libertad religiosa es la aplicación de las llamadas políticas de lucha contra la difamación que restringirían la libertad de expresión y la libertad religiosa’, dijo la Secretaria de Estado de Hillary Rodham Clinton dijo. ‘Estoy totalmente en desacuerdo’

Pero hay señales de que Estados Unidos está preocupado por la campaña de la Conferencia Islámica. Entre bambalinas se ha esforzado en anular la propuesta, y envió a un diplomático estadounidense a Ginebra el mes pasado para unas conversaciones descritas como similares a la guerra de trincheras.

‘La presencia de Estados Unidos puede ser importante para determinar el destino de todo el proceso’, dijo Lukas Machon, que representa a la Comisión Internacional de Juristas ante la ONU

Desde un punto de vista jurídico, ‘todo el ejercicio es peligroso de la A a la Z, porque es una desviación de la práctica y el concepto de los derechos humanos’, dijo Machon. ‘Sólo añade restricciones.’

En una carta que ha obtenido la AP, Pakistán afirma que los insultos contra la religión van en aumento.

La Conferencia Islámica ‘cree que el ataque a las creencias sagradas y la difamación de las religiones, los símbolos religiosos, personalidades y dogmas perturba el disfrute de los derechos humanos de los seguidores de las religiones’, según la carta. Se envió el mes pasado a los miembros del Comité Ad Hoc sobre Normas Complementarias, una comisión temporal creada para examinar un tratado anterior contra el racismo.

En una presentación por separado a la comisión, Pakistán propuso ampliar el tratado contra el racismo para exigir a los signatarios ‘prohibir por ley la puesta en circulación de asuntos que son claramente abusivos o insultantes en relación con cuestiones que una religión considera sagradas’.

No está claro quién decidirá lo que se considera manifiestamente abusivo, pero los tribunales penales de cada país probablemente tendrán jurisdicción inicial sobre esa decisión, de acuerdo con Marghoob Salim Butt, un diplomático paquistaní en Ginebra, que confirmó la existencia de la campaña y ha abogado por la prohibición.

‘Tiene que haber un equilibrio entre la libertad de expresión y el respeto por los demás,’ Butt dijo en una entrevista telefónica.

‘Tomar el símbolo de toda una religión y retratarlo como un terrorista’, dijo Butt, refiriéndose a las caricaturas de Mahoma, ‘ahí es donde trazamos la línea.’

Un experto estadounidense con más de 20 años de experiencia en el sistema de derechos humanos de las Naciones Unidas dijo que el tratado podría tener consecuencias de gran alcance.

‘Sería, en esencia, promover una ley global sobre la blasfemia ‘, dijo Felice Gaer, un miembro de la Comisión de Estados Unidos sobre Libertad Religiosa Internacional. El equipo independiente, ordenado por el Congreso, emitió un informe la semana pasada que alertaba que las leyes existentes contra la blasfemia, en particular en Pakistán, ‘a menudo han dado lugar a graves violaciones de los derechos humanos’.

En Egipto, se han utilizado las leyes contra la blasfemia para reprimir a los disidentes, dijo El-Moataz Fegiery, director ejecutivo del Instituto de El Cairo para Estudios de Derechos Humanos. Abdel Kareem Nabil, un bloguero, fue condenado en febrero de 2007 a cuatro años de prisión por insultar al Islam y al presidente egipcio, Hosni Mubarak.

Dijo que los reformistas que reinterpretan los textos islámicos tradicionales se han convertido en el blanco de acusaciones de blasfemia.

En términos más generales, la introducción de leyes para proteger las religiones de las críticas debilitaría la noción de los derechos humanos, dijo el embajador de Suecia ante la ONU en Ginebra, Hans Dahlgren.

‘Las religiones como tales no tienen derechos. Es la gente la que tiene derechos’, dijo, agregando que la Unión Europea, cuya presidencia ocupa actualmente Suecia, se opondrá a los intentos de limitar la libertad de expresión”.

2.

Escribe Nick Cohen:

“Según cada tipo de cultura media con una columna de periódico o un espacio en Radio 4, un vulgar ‘nuevo ateísmo’ está barriendo el Reino Unido. Los lectores de Richard Dawkins, Philip Pullman y Christopher Hitchens son, nos dicen, estúpidos, porque no aprecian el misterio de la religión, el consuelo de los rituales y todo las demás, y también peligrosos, porque son tan fundamentalistas en sus críticas de la religión como los fanáticos religiosos a los que critican.

Podría hacerte perder el tiempo, señalando que ‘nuevos ateos’ no son tan diferentes de los viejos ateos -todavía no creen en Dios, por ejemplo- y añadir que la acusación de equivalencia moral sería más fácil de justificar si los ateos plantaran bombas en el metro. Pero el espacio es corto y la verdad deprimente sobre los ‘nuevos ateos’ que nadie señala  es que, si existen fuera de la imaginación de los escritores religiosos, nunca están allí cuando los necesitas. Porque si tuviéramos un movimiento ateo o laico vibrante en Gran Bretaña, ahora estaría atacando a este gobierno porque una vez más intenta montar el tigre islamista.

El domingo pasado, John Denham, secretario de comunidades, anunció: ‘Cualquier persona que desee construir una sociedad más progresista pasaría por alto, peligrosamente, la importante función de la fe. Continuamente debe buscar maneras de fomentar y mejorar la contribución de las comunidades de fe en los temas centrales de nuestro tiempo’.

Conforme avanzaba la semana, se puso de manifiesto qué tipo de ‘comunidades de fe’ los laboristas quenían poner en el centro de la sociedad ‘progresista’. Denham está echando de su departamento a Azhar Ali, un asesor del corazón del movimiento laborista (fue el líder los laboristas en el consejo de Pendle). El crimen de Ali fue que se opuso el islamismo cuando asesoraba a Tony Blair, Ruth Kelly y Hazel Blears.

Después de que Daud Abdullah, secretario general adjunto del Consejo Musulmán de Gran Bretaña, firmara una declaración defendiendo los ataques a la Royal Navy si Gordon Brown enviaba barcos para imponer un bloqueo de armas a Gaza, Ali dijo a sus compañeros que cortasen todos los vínculos. Podría haber dicho que un partido de centro-izquierda nunca debería haber tenido vínculos con el Consejo Musulmán de Gran Bretaña en primer lugar. La institución incluye a partidarios de los Hermanos Musulmanes, y del Jamaat-e-Islami del sur de Asia. Los liberales árabes saben de la Hermandad es el enemigo de todos los valores ilustrados que ellos defienden, mientras que sus equivalentes de Bangladesh ven a Jamaat de la misma manera que los lectores del Observer ven al British National Party, de extrema derecha, sólo que un poco peor, porque los asesinos de Jamaat colaboraron en los crímenes que cometió el ejército de Pakistán durante la guerra de independencia de Bangladesh.

Ese breve momento de la política de principios se ha terminado. Se habla de que el gobierno le podría dar al miembro del Consejo Musulmán de Gran Bretaña Sir Iqbal ‘la muerte es quizá un poco demasiado fácil para Salman Rushdie’ Sacranie un título nobiliario. Mientras tanto, los ministros están a punto de cortar la ayuda financiera para los musulmanes sufíes que, como la mayoría de los musulmanes de Gran Bretaña, suníes o chiíes, no son representados por el Consejo Musulmán de Gran Bretaña.

El apaño está en marcha y los islamistas están por todo Whitehall de nuevo. Denham recibe a Inayat Bunglawala del Consejo Musulmán de Gran Bretaña, que dio una muestra de las políticas ‘progresistas’ que el Partido Laborista está alentando cuando escribió un artículo defendiendo al jeque Yusuf al-Qaradawi, líder espiritual de la Hermandad Musulmana, un predicador que recomienda golpear a la esposa, la mutilación genital de las niñas y el asesinato de los apóstatas y los homosexuales. A principios de este año, dijo el jeque dijo de la masacre de judíos que ejecutó Adolf Hitler: ‘Era un castigo divino para ellos. Si Alá quiere, la próxima vez será de manos de los creyentes’.

La gente astuta que observa desde fuera a personas que estaban en la izquierda del siglo XX y ven que han pasado de llamarse ‘socialistas’ a ‘socialdemócratas’ a ‘seguidores de la tercera vía’ a ‘progresistas’ en rápida sucesión. Puede que se hayan preguntado qué significa la nueva etiqueta de ‘progresistas’. Ahora lo saben.

En el Departamento de Niños, Escuelas y Familias, Ed Balls, tiene tanto interés en apaciguar las iglesias como Denham en apaciguar el islamismo radical. La semana pasada, la National Secular Society (a la que doy dinero) describió cómo el Partido Laborista permite a las escuelas religiosas rechazar las solicitudes de profesores no religiosos sólo con el argumento de que dudaban de la presencia de seres sobrenaturales o rendían culto al ser sobrenatural equivocado. La refutación que emitió el departamento del Balls era tan injuriosa e inexacta que los funcionarios tuvieron que tomar el prácticamente desconocido paso de la retirada y por lo tanto reconocen tácitamente la verdad de la reclamación de los laicos, que afirmaban que la única gente que el Nuevo Laborismo permitía que empleadores discriminasen eran los ateos y los escépticos.

No hace falta ser un estratega político para entender la política de silbato de perros del Partido Laborista. Balls juega con dos barajas: alega que los conservadores llevarían el creacionismo a las aulas y no hace nada para restringir el control religioso de las escuelas. En el Departamento para las Comunidades, me dicen que el poder real no corresponde al ineficaz John Denham, sino a Shahid Malik, su segundo, que tal vez espere que apaciguar a Jamaat y la Hermandad lo ayudará a mantener el voto en su escaño de Dewsbury y permitirá que otros diputados laboristas desesperados por sobrevivir a una potencial victoria aplastante de los Tories.

Ningún ministro, sin embargo, se imagina que van a pagar un precio político mientras cientos de miles de ‘nuevos ateos’ se alejan asqueados. Lo cual no quiere decir que no se vaya a pagar un precio, sólo que vendrá en una moneda que ningún lector del Observer quiere aceptar. Las políticas comunalistas no siempre generan una reacción liberal; con más frecuencia, el comunalismo sólo produce mayor tensión entre comunidades.

Los sufíes prometen que dirán a los musulmanes Dewsbury que no voten Malik, que no es más de lo que merece. Más en serio, un renacimiento de la aventura de la izquierda con el islamismo sólo puede ayudar al British National Party a convencer a la clase obrera blanca de que sus gobernantes denuncian hipócritamente las teorías de la conspiración racial, la misoginia y la homofobia cuando vienen de los seguidores de Nick Griffin, pero no cuando provienen de a los amigos de Yusuf al-Qaradawi.

Es una forma desoladora de imaginar el período más largo de gobierno de izquierdas en Gran Bretaña, pero tal vez hará falta que el British National Party pase un test parlamentario o divida el voto laborista de modo que los Tories se adueñen de escaños que son ‘propiedad’ del laborismo para que el partido se dé cuenta de que no puedes ser un antifascista ocasional o un izquierdista a tiempo parcial sin que tu sociedad ‘progresista’ quede reducida al polvo”.

3.

Antonio Elorza escribe sobre Miguel Ángel Moratinos.

4.

La lista de intelectuales y escritores que apoyan a Antonio Tabucchi, al que el presidente del Senado italiano Renato Schifani pide 1,3 millones de euros por un artículo publicado en "L’Unita". Entre ellos hay españoles como Enrique Vila-Matas, Antonio Muñoz Molina o Fernando Savater, que firman en contra de "la ofensiva del poder italiano contra la libertad de juicio, de crítica y de interpelación".

 

En la imagen, protestas por la publicación de las caricaturas de Mahoma en Pakistán.Y una de las caricaturas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres