Blogia
Daniel Gascón

EMPRESAS Y MUJERES

Cuenta The Economist:

“El fallecido Paul Samuelson bromeaba cuando dijo que ‘las mujeres son sólo hombres con menos dinero’. Como padre de seis hijos, podría haber añadido algo sobre el papel de la mujer en la reproducción de la especie. Sin embargo, su aforismo es tan bueno como el mejor resumen en una frase del feminismo clásico que puedas encontrar.

Las primeras generaciones de mujeres de éxito insistían en ser juzgadas con los mismos criterios que los hombres. No tenían nada más que desprecio hacia la noción de trato especial para ‘las hermanas’, e insistieron en salir adelante a fuerza de trabajar más duro y pensar de forma más inteligente. Margaret Thatcher no ocultaba su desprecio por los hombres apocados a su alrededor. (Hay una broma que la presenta saliendo a cenar con sus ministros: ‘¿Solomillo o pescado?’, pregunta el camarero. ‘Solomillo, por supuesto’, responde ella. ‘¿Y los vegetales?’ ‘También tomarán carne.’) Durante la última elección presidencial en Estados Unidos Hillary Clinton se burlaba de Barack Obama con un anuncio que implicaba que, a diferencia de ella, él no estaba preparado para el desafío de responder el teléfono rojo a las 3 de la mañana.

Muchas empresarias pioneras presumían de su dureza. Dong Mingzhu, la jefa de Gree Electric Appliances, un gigante del aire acondicionado, dice categóricamente: ‘Yo nunca fallo. Nunca admito los errores y siempre tengo razón’. En los últimos tres años su compañía ha impulsado la rentabilidad para los accionistas en un 500%.

Sin embargo, algunos de los feministas más influyentes de la actualidad afirman que las mujeres nunca realizarán todo su potencial si juegan con las reglas de los hombres. Según Avivah Wittenberg-Cox y Alison Maitland, dos de las más destacadas exponentes de esta posición, no es suficiente para romper el techo de cristal. Se necesita verificar todo el edificio en busca del ‘amianto de género’: en otras palabras, acabar con el machismo inherente integrado en las estructuras y los procesos corporativos.


El nuevo feminismo sostiene que las mujeres funcionan de manera diferente a los hombres, y no sólo de manera trivial. Son menos agresivas y buscan más el consenso, menos competitivas y más colaboradoras, menos obsesionadas por el poder y más orientadas hacia el grupo. Judy Rosener, de la Universidad de California, Irvine, afirma que las mujeres sobresalen en gestión ‘transformacional’ e ‘interactiva’. Peninah Thomson y Jacey Graham, autoras de ‘A Woman’s Place is in the Board Room’, afirman que las mujeres son ‘mejores pensadoras laterales que los hombres’ y ‘más idealistas’ al negociar. De repente, los textos feministas están llenos de referencias los grupos de monos, con sus machos agresivos y las hembras dedicadas a la crianza.

Es más, dice el argumento, estas cualidades supuestamente femeninas son cada vez más valiosas en los negocios. La reciente crisis financiera demostró que el tipo de cualidades de las que los hombres se enorgullecen, como la asunción de riesgos y la competitividad, pueden conducir al desastre. Lehman Brothers nunca habría sucedido si hubiera sido Lehman Sisters, de acuerdo con esta teoría. Incluso antes de la catástrofe financiera, afirman, las mejores empresas han ido abandonando las jerarquías ‘patriarcales’ en favor de la ‘colaboración’ y ‘redes’, las competencias en las que las mujeres tienen una ventaja inherente.

Este argumento puede sonar un poco como el material de los talleres de género en las universidades biempensantes. Pero están ganando adeptos en lugares de poder. McKinsey, la más venerable de las consultorías de gestión, ha publicado el argumento de que las mujeres aplican cinco de los nueve ‘comportamientos de liderazgo’ que conducen al éxito empresarial con más frecuencia que los hombres. Niall FitzGerald, vicepresidente de Thomson Reuters y ex jefe de Unilever, está tan cerca como se puede estar del corazón de la creación empresarial. Proclama: ‘Las mujeres tienen diferentes maneras de lograr resultados y cualidades de liderazgo que son cada vez más importantes conforme nuestras organizaciones se vuelven menos jerárquicas y más débilmente organizadas en torno a estructuras matrices.’ Muchas empresas están abandonando el antiguo compromiso de tratar a todos por igual y en su lugar se hacen ‘adaptadas al género’ y ‘bilingües de género’, en contacto con la sabiduría de gestión de sus trabajadoras. Ha surgido un grupo de consultoras para enseñar a las empresas a escuchar a las mujeres y explotar sus habilidades especiales.

Los nuevos feministas tienen razón al sentirse frustrados por el ritmo de progreso de las mujeres en los negocios. La Comisión de Igualdad y Derechos Humanos en Gran Bretaña calculó que, al ritmo actual, costará 60 años que las mujeres obtengan la igualdad de representación en los consejos de FTSE 100. También tienen razón al decir que el viejo feminismo prestó poca atención al papel de la mujer en la crianza de los hijos. Pero sus argumentos sobre las diferencias innatas entre hombres y mujeres son descuidados y contraproducentes.

La gente que insiste en las diferencias innatas debería recordar que la variación dentro de los subgrupos de la población es generalmente más grande que la variación entre los subgrupos. Incluso si se puede establecer que, en promedio, las mujeres tienen un mayor ‘cociente de inteligencia emocional’ que los hombres, eso dice poco acerca de una mujer específica. Juzgar a las personas como individuos y no como representantes de grupos es moralmente correcto y bueno para los negocios.

Además, muchas de las mujeres más exitosas se encuentran en las empresas ‘duras’, en lugar de las organizaciones sensibles de la nueva imaginación feminista: Areva (energía nuclear), AngloAmerican (minería), Archer Daniels Midland (agroindustria), DuPont (productos químicos), Sunoco (aceite) y Xerox (tecnología) están dirigidas por mujeres. El Cranfield School of Management Mujer FTSE 100 Index revela que dos de las industrias con el mejor expediente en la promoción de las mujeres a sus consejos son la banca y el transporte.

Las mujeres harían bien en hacer caso omiso de los cantos de sirena del nuevo feminismo y escuchar a la señora Dong en su lugar. A pesar de su frustración, el futuro parece brillante. Las mujeres ya están superando a los hombres claramente en la escuela y la universidad. Sería un grave error de abandonar la antigua meritocracia justo en el momento en que empieza a beneficiar a las mujeres.”

He tomado la imagen aquí.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Paginas Web -

Definitivamente las mujeres estamos en todas las capacidades para surgir, para ser excelentes profesionales y lo que es aun mejor tenemos la capacidad de ser las mejores esposas y las mejores madres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres