Blogia
Daniel Gascón

NO DIGAS NADA

NO DIGAS NADA

 

Escribe Christopher Hitchens:

“La religión musulmana presenta reivindicaciones inusualmente grandes para sí misma. Todas las religiones lo hacen, por supuesto, cuando dicen conocer y ser capaces de interpretar los deseos de un ser supremo. Pero el Islam se afirma como la última y final revelación de la palabra de dios,  la consumación de todos los atisbos de verdad otorgados a las religiones anteriores, que se encuentra disponible a través del texto inmaculado e infalsable de la ‘recitación’, el Corán.

Si a veces hay algo implícitamente absolutista o incluso totalitario en una reivindicación así, puede provenir no de una lectura fundamentalista del libro sagrado sino de la propia religión. Y son los llamados musulmanes mayoritarios, agrupados en la Organización de la Conferencia Islámica, quienes ahora piden a través de las Naciones Unidas que el Islam no sólo pueda lanzar sus reivindicaciones absolutistas, sino que también esté oficialmente protegido de cualquier crítica.

Aunque está escrita, irónicamente, en el lenguaje de los derechos humanos y la oposición a la discriminación, la resolución 62/154 de la ONU, no vinculante, ‘Combatir la difamación de las religiones’, busca extender la protección no a los humanos sino a las opiniones y las ideas, garantizando a estas últimas inmunidad para no ser ofendidas. El preámbulo está lleno de hipocresías que mueven poco a la risa, como en este delicioso párrafo que afirma que la Asamblea General de las Naciones Unidas está:

subrayando la importancia de incrementar contactos en todo nivel en orden de profundizar el diálogo y reforzar el entendimiento entre las diferentes culturas, religiones, creencias y civilizaciones, y acogiendo en este sentido la Declaración y Programa de Acción adoptado por la Reunión Ministerial de Derechos Humanos y Diversidad Cultural del Movimiento de Países No Alineados, que tuvo efecto en Teherán el 3 y 4 de septiembre de 2007.

 

Sí, creo que podemos ver dónde vamos. (Y verdaderamente me habría gustado asistir a esa reunión e informar más directamente sobre sus sabores ricos y variados y culturalmente diversos, pero no pude conseguir un visado). Las estipulaciones que siguen este ampuloso preámbulo son aún más tendenciosas, y esa cualidad aumenta conforme el texto avanza. Por ejemplo, el párrafo 5 ‘expresa su profunda preocupación de que el Islam se asocie frecuente y erróneamente con violaciones de los derechos humanos y el terrorismo’, mientras que el párrafo 6 ‘percibe con creciente preocupación la campaña de difamación de las religiones y la clasificación étnica y religiosa de las minorías musulmanas tras los trágicos acontecimientos del 11 de septiembre de 2001’.

¿Ves cómo se hace el truco? En las mismas semanas que esta resolución llega a su renovación anual en las Naciones Unidas, el principal gobierno que la apoya (Pakistán) llega a un acuerdo con los talibanes locales para cerrar las escuelas de chicas de la región del valle del Swat (a unos 150 kilómetros de la capital Islamabad) y someter a los habitantes a la sharía. Está capitulación llega como respuesta directa a una campaña de horrible violencia e intimidación, que incluía decapitaciones públicas. Sin embargo la religión de los que llevan a cabo esta campaña no debe mencionarse, por miedo a ‘asociar’ la fe con violaciones de los derechos humanos o terrorismo. En el párrafo 6, hay un intento obvio para que se confunda la etnia con la confesión. En realidad esta insinuación (que por cierto considera los actos criminales basados en la fe del 11 de septiembre meramente ‘trágicos’) es de hecho esencial para todo el plan. El inútil y absurdo término islamofobia, que ahora se usa ampliamente como una porra del chantaje moral, es testimonio de su éxito.

Para ser claros, una fobia es un miedo o repulsión irracional e indomeñable. Sin embargo, algunos de nosotros podemos explicar con relativa calma y lucidez por qué pensamos que la ‘fe’ es la virtud más sobrevalorada. (No nos llames ‘fóbicos’ a menos que quieras que empecemos a decir que nos has ‘ofendido’.) Y todo esto sería mucho menos enfangado y confuso si el estado de Pakistán, por decir uno, no lanzara la afirmación muchas veces desacreditada de que la religión puede ser la base de una nacionalidad. Son esas crudas fusiones -¿un saudí o un pakistaní son ‘clasificados’ por su religión o raza?- las responsables de cualquier solapamiento entre religión y raza. También ayudaría que el hadith no prescribiera la pena de muerte para quien intente abandonar el Islam: entonces uno podría estar más seguro de quién es un sincero creyente y quien no lo era, o (como en el velo o el chador en las mujeres) quién es voluntaria y quien está siendo obligada por su familia.

En vez de intentar poner su casa en orden para enfrentarse a otras cuestiones graves como el asesinato masivo de mulmanes chiíes por parte de los suníes (y al revés), o la profanación de lugares sagrados musulmanes a manos de gángsters musulmanes, o la discriminación de musulmanes ahmadíes por parte de otros musulmanes, la resolución de la ONU busca extender el área de la negación de su lugar de origen en el mundo islámico al corazón de la democracia post-islámica, donde todavía son los individuos los que tienen derechos, en lugar de las religiones. Mira dónde nos lleva el lenguaje del párrafo 10 de la resolución. Tras reconocer de boquilla el derecho a la libertad de expresión, dice que ‘el ejercicio de este derecho lleva consigo especiales deberes y responsabilidades, y puede por tanto ser sujeto a limitaciones que marca la ley y son necesarias para respetar los derechos y la reputación de otros, para la protección de la seguridad nacional y el orden público, la salud o la moral pública y el respeto a las religiones y las creencias’. La verdad que encierra esta horrible prosa de madera es tan fea como el lenguaje que la expresa: Cuidado con lo que dices, porque nuestra intención declarada es criminalizar las opiniones que difieren con la única fe verdadera. Que nadie diga que no le habían advertido”.

He tomado la imagen de Hitchens aquí.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres