Blogia
Daniel Gascón

MANÍA PERSECUTORIA

MANÍA PERSECUTORIA

1.

La austeridad, como un monstruo de una película de serie B, volverá, dice Wolfgang Münchau.

2.

Mario Vargas Llosa escribe en ¿La hora de las trincheras?:

"Nada puede perjudicar más a la derecha, en esta circunstancia, que oponer a esta radicalización de la izquierda un extremismo paralelo, atrincherándose en la intolerancia de las verdades únicas y dogmáticas y purgando de sus filas a todos quienes osan discrepar. Nada daría más razón a quienes sostienen, desde el bando opuesto, que la derecha es egoísta, intolerante y autoritaria, que su adhesión a los valores democráticos es superficial y de coyuntura, que detrás de la propiedad privada, el mercado libre y la democracia burguesa hay siempre un Pinochet. Chile parecía haber dejado atrás esa visión pequeñita y mezquina que, por desgracia, todavía alienta en la derecha iliberal de América Latina".

4.

Escribe José García Montalvo:

"En España, la tasa de desempleo juvenil es aproximadamente dos veces la tasa de desempleo general, lo que la sitúa en la media de la OCDE y por debajo de Francia, Reino Unido o Noruega. España lo que tiene es un enorme problema de desempleo, sin adjetivos".

5.

El poder de la televisión o lo que Putin aprendió de Berlusconi, por Simon Kuper.

6.

Escribe Timothy Garton Ash:

"La forma de luchar contra estos predicadores del extremismo violento no es prohibirlos, sino aceptar su desafío en todos los medios. Las decisiones que hay que tomar son editoriales, y deben tomarlas los responsables de los medios, no los ministros del Interior. En mi opinión, las cadenas BBC y Channel 4 se equivocan al invitar a extremistas que tan bien saben utilizar la televisión como Choudary en programas que parecen insinuar que son participantes legítimos en un debate nacional civilizado. Pero eso no tiene nada que ver con la posibilidad, perfectamente apropiada, de que unos periodistas filmen una entrevista con él dentro de un reportaje de investigación para saber cómo es posible que un joven nacido en Reino Unido acabara convenciéndose de que tenía que acuchillar a un soldado británico en nombre de Alá. El Instituto de Diálogo Estratégico, una institución con sede en Londres, ha emprendido un estudio muy interesante sobre cómo contrarrestar el relato de los extremistas contradiciéndolo con otros relatos y aprovechando las herramientas que ofrece Internet.

Para terminar, me gustaría inspirarme en Edmund Burke y decir unas palabras en favor del odio. Intentar convertir en delito una emoción es un empeño tan tonto e inútil como intentar derrotarla en una guerra (la “guerra contra el terrorismo”). Además, como destacó el gran pensador conservador británico, sentir algo de odio es sano. “Nunca sabrán amar cuando deberían amar”, escribió, “quienes no saben sentir odio cuando deberían sentirlo”. Odio la ideología islamista violenta que envenenó la mente de ese joven. Odio el fascismo. Odio todos los tipos de opresión. Odio la estupidez. Odio las ideas chapuceras. Y en nombre de todos esos odios, aconsejo no dejarnos arrastrar por reflejos automáticos ni caer en la reacción superficial, corta de miras, obcecada y contraproducente de decir “hay que hacer algo”, como esos ministros del Interior que, de tanto defender nuestras libertades, acaban por mermarlas".

7.

Más sobre la televisión.

8.

Sobre el metro de Moscú y ser gay.

9.

Un gráfico sobre las prioridades de la Venezuela de Chávez.

10.

El teórico de la conspiración que cambió de idea, y lo que le pasó después.

[Imagen.]

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres