Blogia
Daniel Gascón

ADAPTACIÓN

ADAPTACIÓN

 

1.

David Foster Wallace se suicidó el 12 de septiembre de 2008. Desde 1997, Wallace trabajó en su tercera novela, que nunca terminó: se llamaba The Pale King [El rey pálido] y trataba de un grupo de empleados en una oficina de Hacienda de Illinois, y de su forma de afrontar el aburrimiento que les produce su trabajo. La mujer de Wallace encontró los borradores en el garaje. Lo cuenta D. T. Max. Aquí, un extracto.

2.

Alessandro Baricco ha escrito:

“Este es un punto delicado, ya que pasa a través de la destrucción de un tabú: la cultura como negocio. Rápidamente uno imagina que viene el mal y lo destruye todo. Pero, por ejemplo, la cosa no da miedo en el mundo de los libros y la información: ¿Nunca hemos notado la falta de un editor de un periódico o estatal, o regional o local? Para permanecer en los libros: ¿te parecen bandidos Mondadori, Feltrinelli, Rizzoli, Adelphi, por no hablar de las pequeñas y medianas editoriales? ¿Los libreros te parecen piratas? Son gente que hace negocios, y cultura. El mundo de los libros no será un paraíso, pero el infierno es otra cosa. ¿Por qué el teatro no es así? Intenta imaginar que en tu ciudad hubiera cuatro carteles teatrales, de Mondadori, De Agostini, Benetton y tu primo. ¿Es realmente tan aterrador? ¿Sientes la falta atroz de los Teatros estables financiados con tu dinero?

Necesitaríamos crear los presupuestos para una verdadera empresa privada en el ámbito de la cultura. Creer y, con el dinero público, echar una mano, sin moralismos fuera de lugar. Si hay temores sobre la calidad del producto final y la accesibilidad económica del servicio, intervenir para apoyarlo del modo más desacomplejado. Lo digo de una manera brutal: habituémonos a dar nuestro dinero a quien lo use para producir cultura y beneficio. Basta de la hipocresía de las asociaciones y  fundaciones, que no pueden producir útiles: como si no fueran útiles los estipendios, los favores, los derechos de autor, la autopromoción personal y los pequeños poderes derivados. Habituémonos a aceptar empresas verdaderas y propias que produzcan cultura y beneficios económicos  y utilicemos los recursos públicos para ponerlas en condiciones de tener precios bajos y generar calidad. Olvidémonos de hacer pagar tasas, abramos el acceso al patrimonio inmobiliario de la ciudad, aligeremos el precio de la mano de obra, obliguemos a los bancos a políticas de préstamos rápidos y fáciles.

El mundo de la cultura y el entretenimiento en nuestro país se sostiene en pie gracias a miles de personas en todos los niveles, que hacen su trabajo con pasión y capacidad: démosles la oportunidad de trabajar en un campo abierto, en sintonía con el consumo libre de ataduras políticas, y revitalizado por el enfrentamiento real al mercado. Somos grandes, podemos cerrar la guardería. Parece un problema técnico, pero es sobre todo una revolución mental. Los frenos son ideológicos, no prácticos. Parece una utopía, pero la utopía está en nuestras cabezas: no hay un sitio donde sea más fácil hacerla realidad.”

El País ha hablado de la polémica que ha provocado el artículo.

3.

Atacan a Christopher Hitchens por intentar borrar una esvástica estilizada de un cartel del Partido Socialista Nacionalista Sirio en Beirut.

5.

Netherland, de Joseph O’Neill, ha ganado el PEN/Faulkner.

6.

Shelly Koonz, una mujer de Iowa que fue arrestada por no devolver un ejemplar de The Freedom Writers Diary de una biblioteca de Des Moines, conocerá a Edith Gruwell, la autora del libro.

7.

Rushdie y las adaptaciones literarias.

En la imagen, Joseph O’Neill

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres