Blogia
Daniel Gascón

HURACANES, CRÍMENES Y CARTAS

HURACANES, CRÍMENES Y CARTAS

 

1.

Dave Eggers ha dicho:

“Cualquiera de los que se sientan desanimados y digan: ‘Oh, nadie lee’ puede entrar en 826 cualquier tarde. No hay pantallas, todo es papel, estudiantes trabajando codo con codo concentrados en su trabajo, escribiendo algo, pensando que lo que hacen puede publicarse. Lo ponen en la página y piensan: ‘Bueno, si esta persona que trabaja a mi lado se preocupa tanto por lo que escribo, y si van a publicarlo en la próxima antología o periódico o lo que sea, voy a trabajar mucho más’. Y mientras tanto, leen más de lo que yo leía a su edad.

¡Nada ha cambiado! La palabra escrita –el amor hacia ella y el poder que tiene- no ha cambiado. Es una cuestión de criarla, de fertilizarla, de no abandonarla, y de fe. No te vengas abajo. Tengo una dirección de e-mail deggers@826national.org-si queréis apuntarla. Si alguna vez te sientes bajo, si te desesperas, si alguna vez piensas que la edición se muere o que la imprenta o los libros o los periódicos (el próximo número de McSweeney’s será un periódico. Sale en septiembre). Si tienes dudas, mándame un email, y te animaré y demostraré que estás equivocado".

2.

Perspectivas sobre la edición.

3.

Nuevos números de The Nation y Bookforum.
4.

Un artículo sobre los ayudantes europeos de Hitler:

 “Desde 1945 los países invadidos y saqueados por los ejércitos de Hitler se han visto como víctimas –como sin duda fueron, con enormes cantidades de muertos. Eso hace que sea aún más doloroso conceder que muchos compatriotas ayudaron a los criminales alemanes. Según el historiador estadounidense Raul Hilberg, los letones tuvieron la mayor proporción de colaboracionistas de los nazis. Los daneses estaban en el otro extremo de la escala. Cuando la deportación de los judíos estaba a punto de comenzar en Dinamarca en 1943, una gran parte de la población ayudó a los judíos a escapar a Suecia o los ocultó. El 98 % de los 7.500 judíos de Dinamarca sobrevivió. En cambio, sólo el 9 % de los judíos holandeses sobrevivió.

(...) Hay pruebas que desafían la noción ampliamente aceptada de que la población fue obligada a ayudar a los alemanes a cometer sus crímenes. Es cierto que los ayudantes locales arriesgaron su vida al negarse a ayudar a los ocupantes alemanes. Eso se aplicaba a las unidades de policía y a los funcionarios en la Europa occidental ocupada, al igual que en el este. Pero también es cierto que en muchos lugares la gente se prestó voluntaria para servir a los alemanes o participar en crímenes sin que los obligaran.

También está el argumento recurrente de que los gobiernos de países que se aliaron con Hitler no tenían otra opción que entregar a ciudadanos judíos a los alemanes. Eso no es verdad. Los países balcánicos en particular entendieron rápidamente lo importante que era “la solución al problema judío” para Hitler y sus diplomáticos, e intentaron obtener el mejor beneficio posible de su complicidad.

Hay también razones para dudar de que los ayudantes fueran sádicos patológico. Si fuera cierto, serían fáciles de identificar, por ejemplo en el grupo de 50 lituanos que sirvieron en el comando del Obersturmbannführer (teniente coronel) de las SS Joachim Hamann. Los hombres iban a los pueblos hasta cinco veces por semana para matar judíos, y acabaron matando a 60.000 personas. Con unas cajas de vodka bastaba para ponerles de humor. Por la tarde volvían a Kaunas y presumían de sus crímenes”. 

 5

David Simon, el creador de The Wire, prepara una serie sobre el huracán Katrina.

He tomado la imagen del Katrina aquí.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres