Blogia
Daniel Gascón

LA FAMILIA GREENE

The Economist reseña Shades of Greene:

“A principios del siglo XX dos hermanos vivían en extremos opuestos de un pequeño pueblo a unos 30 kilómetros al noroeste de Londres. Sus antepasados habían hecho dinero a través de la cerveza y las haciendas azucareras de las Antillas y ellos también tuvieron éxito, uno como director de una escuela y el otro como comerciante de café. Diferentes en muchos sentidos, Charles y Edward Greene eran semejantes en su séxtuple paternidad. Charles y su familia vivían en la ‘Casa de la Escuela’ y Edward en el ‘Hall’. Los 12 primos, ‘una tribu extraordinaria’, eran altos, se casaron mucho, fueron muy inteligentes  y, por timidez o frialdad de temperamento, reservados por naturaleza. Sus largas y diversas vidas son objeto de una magnífica biografía conjunta de Jeremy Lewis, mejor conocido por su estupenda vida de Cyril Connolly.

Graham, cuarto hijo de Carlos y uno de los novelistas más importantes del siglo XX, fue el más famoso de los  Greene de la ‘Casa de la Escuela’, pero de ninguna manera el único en dejar su marca. Raymond, ‘el verdadero corazón de la familia’, fue un montañero importante, miembro de la expedición que llegó cerca de la cima del Everest en 1933, y un endocrinólogo pionero. Hugh fue periodista y locutor, famoso en la década de 1960 como radical y subversivo director general de la BBC. Elisabeth trabajó para los servicios secretos británicos en El Cairo y alistó a Graham y a Malcolm Muggeridge en el MI6. Por el contrario, Herbert, la empobrecida oveja negra, sufrió las consecuencias ser una persona media en una familia brillante y fue una fuente regular de ansiedad. En la década de 1930 revoloteó en la periferia del mundo de la inteligencia, y espió ineficazmente para los japoneses y en España. Treinta años más tarde organizó una protesta nacional contra la decisión de Hugh para pasar a las diez las noticias de las nueve.

Aunque algunos contribuyeron de otro modo, ningún miembro de las dos familias entró en combate durante la guerra. (El primo de Graham, Tooter, fue el que más cerca estuvo, pero su vida como soldado se vio interrumpida cuando se cayó de un camión en Sandhurst, se golpeó la cabeza y fue relegado al Ministerio de Alimentación.) Los Greenes del ‘Hall’ se sentían intelectualmente inferiores a sus primos y eran mucho menos efectivos, aunque eran igual de raros. Ben, el hijo mayor de Edward Greene, fue un idealista afectuoso y nada mundano, que batalló por los pobres, aunque con éxito limitado. Su trabajo benéfico con los cuáqueros en Rusia y Alemania y la actividad en el ala izquierda del Partido Laborista fueron seguidos por un viraje hacia la derecha cuando se unió al British People Party y la Peace Pledge Union. Como resultado de ello, y con una madre alemana, se le consideró simpatizante de los nazis y un riesgo para la seguridad y, con Oswald Mosley, fue internado en mayo de 1940. El resto de su vida se vio asaltado por una comprensible sensación de ser perseguido.

Mientras Ben estaba en la cárcel de Brixton, su hermano Félix se encontraba en California con Gerald Heard, Christopher Isherwood y Aldous Huxley, disfrutando de ‘una visión elevada de los acontecimientos’. Félix fue un locutor de radio pionero y el primer corresponsal de la BBC en América del Norte, pero luego se volvió crecientemente egocéntrico, neurótico y crédulo. En la década de 1960, visitó la China comunista (‘uno de esos tontos útiles’) para ensalzar las virtudes del brutal régimen de Mao en libro y película.

El señor Lewis ha tenido éxito en su objetivo declarado, evitar que el libro sea ‘descompensado’, ‘una nueva biografía de Graham Greene’. Se ocupa de manera uniforme de los miembros de la familia que tuvieron vidas interesantes, describe las relaciones entre ellos y arroja luz sobre su influencia en la vida y la escritura del novelista. Nacido en el centro de la familia, Graham estaba más cerca de la edad de su prima Ave, de la que tanto él como Herbert estuvieron brevemente enamorados. En la escuela, detrás de ‘la puerta de bayeta verde’, sufrió por ser el hijo del director, y fue acosado sin piedad. Inepto en los juegos, vivió a la sombra de su apuesto hermano mayor y experimentaba una sensación de inferioridad. Esto, sin embargo, produjo un ‘condenado deseo de tener éxito’, y Raymond se convirtió en una útil fuente de información médica para sus novelas.

Próximos a Graham se encontraban sus hermanos menores: Elisabeth, que se convertiría en su secretaria, y Hugh, a quien de niño leía novelas de aventuras de Henry Rider Haggard, GA Henty, y de su primo Robert Louis Stevenson. Su prima Barbara lo acompañó a Liberia en 1935, y publicó un relato de sus aventuras que la familia consideraba superior al ‘Viaje sin mapas’ de Graham. Herbert, a través de sus nefastas actividades y sus sórdidas características, aportó material para las figuras miserables y despreciables que pululan por la ficción de Graham.

‘Shades of Greene’ es una ambiciosa iniciativa que ha necesitado una cantidad prodigiosa de investigación. La escasez de fechas y detalles familiares dificulta en ocasiones seguir la pista de las personas y los acontecimientos, pero Lewis muestra habilidad y energía al entrelazar las vidas de sus protagonistas. Graham Greene evitaba reflejarse en los pensamientos de sus héroes; prefería el impulso de una buena historia. Así que está. Con su sentido de la travesura y su prosa transparente, seguramente Greene habría aprobado este libro”.

En la imagen, la familia Greene. De izquierda a derecha: Graham, Raymond, Herbert, Hugh, Molly and Elizabeth.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres