Blogia
Daniel Gascón

SOBRE LA GAVIOTA

SOBRE LA GAVIOTA

Escribe Donald Rayfield en Antón Chéjov. Una vida:

"La gaviota está llena de parodias crueles. El pájaro derribado que simboliza la juventud destruida iba dirigido a El pato salvaje de Ibsen; el joven escritor Treplev, celoso del amor de su mujer, parodia a Hamlet y a Gertrude. Arkádina, la actriz de mediana edad que tiene a todos los hombres –a su hermano Sorin, su hijo Treplev y su amante Trigorin- esclavizados, caricaturiza a todas las actrices que habían disgustado alguna vez a Antón, y refleja algunos rasgos de afectación de Yavorskaia, como arrodillarse delante de Antón, al igual que Vasantasena ante Charudatta, llamándolo: “mi único”. El aburrido maestro de escuela Medvedenko remeda a Mijailov, el profesor del pueblo de Talezh, cerca de Mélijovo. El medallón que Nina le da a Trigorin con la referencia en clave a sus líneas “Si en alguna ocasión necesitas mi vida, ven y tómala” se burla de Avilova y de su medallón. El escenario junto al lago de La gaviota, la absurda muerte del pájaro, y el primer intento de suicidio de Treplev recuerdan a Levitán. El desgraciado destino de Nina, adorada por Treplev y seducida por Levitán, refleja –y, como veremos, anticipa- la historia de Lika, Antón y Potapenko.

Chéjov era sobre todo cruel consigo mismo. Trigorin, el escritor tradicional, y Treplev, el innovador, que representan movimientos viejos y nuevos, son igualmente mediocres e ineficaces, y personifican dos aspectos de Chéjov: por un lado, el seguidor analítico de Turguéniev y Tolstói, por otro un visionario poeta en prosa. Gran parte de Trigorin es Antón, con sus cañas de pescar, su aversión por las flores aromáticas y su autoflagelación. En la obra, Trigorin recibe líneas de la prosa de Chéjov (la descripción de una botella rota sobre una presa) y de sus cartas. Como Potapenko, sin embargo, Trigorin seduce y abandona a Nina; como Antón, Treplev es el hombre al que ella regresa brevemente, empeñada en su deseo de tener una carrera sobre el escenario."

En la imagen, Antón Chéjov. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Víctor -

Demasiada soledad para ser una simple parodia. Tambien hay referencias a Edipo, cuando medvedenko hace el enigma de la esfinge como una adivinanza, y tanto trigorin repiten tres veces, como palabras, palabras, palabras de hamlet. que pensais que fue del padre de treplev, no llego a conclusiones...
Un saludo

Luisa -

Este tipo de referencias me gustan mucho para sostener bien las lecturas. Ayudan a ubicar una obra en su sitio, equidistante de la motivaciones mediatas e inmediatas del autor, y de las del lector. Aunque a veces me asaltan dudas sobre los fundamentos de las afirmaciones.
Bueno, bueno, la verdad es que es éste un texto muy iluminador. Gracias.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Entrenomadas -

No sabía si dejar comentario o no, pero tratándose de Chéjov es difícil escapar a la duda. No soy una experta ni en Chéjov ni en casi nada. Pero tengo unas cuantas debilidades veraniegas, primaverales, otoñales e invernales. Una es Chéjov, allá donde voy compro libros de este extraordinarios autor, y la otra es Paul Bowles, que me inquieta y asombra siempre que lo leo y lo leo muy a menudo.

Respecto a "La Gaviota", me gustaría recordar unas frases que el autor pone en la boca de su personaje preferido:

"Sí, me estoy convenciendo cada vez más que no es cuestión de formas viejas o nuevas, sino de escribir sin pensar en ninguna forma, escribir porque fluye libremente del alma".


A mí me parece sublime.

PD: A ver, que tengo otras debilidades, pero de las literarias estas son las más fieles.


jcuartero -

No había leído la obra cuando fui a verla al Teatro Principal. En el último entreacto estaba comprando un botellín de agua y un señor de edad avanzada se acercó a donde estábamos y nos contó como acababa. Por nuestras caras se dio cuenta que ignorábamos el final. No podía concebir que alguien no conociese la historia de Nina.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres