Blogia
Daniel Gascón

EL NARCISISMO DE LA PEQUEÑA DIFERENCIA

Escribe Christopher Hitchens:

“Al analizar el súbito espasmo de violencia entre la minoría uzbeka y la mayoría kirguís en Kirguizistán, muchos comentaristas tenían problemas para explicar por qué los dos pueblos se han enfrentado abruptamente. Las explicaciones van desde la indulgencia oficial hacia el nacionalismo kirguís a la mera brutalidad de la policía y del ejército, pasando las provocaciones de las milicias de estilo talibán que esperan crear un nuevo Afganistán, pero ninguna llega muy lejos lejos en el análisis de por qué las relaciones entre las comunidades se volvieron tan feroces tan deprisa. Como para hacer la cuestión aún más opaca, varios informes destacaron la esencial similitud -étnica, lingüística, cultural- entre las poblaciones de Kirguizistán y Uzbekistán.

Pero precisamente esa podría ser la explicación. En numerosos casos de aparentes conflictos étnico-nacionalistas, los odios más profundos se manifiestan entre gente que –en apariencia- presenta muy pocas diferencias significativas. Es una de las grandes contradicciones de la civilización y una de las mayores fuentes de su descontento, y Sigmund Freud incluso encontró un término para ello: ‘el narcisismo de la pequeña diferencia’. Como escribió, ‘son precisamente las pequeñas diferencias entre gentes que se parece en lo demás las que constituyen la base de los sentimientos de hostilidad entre ellas.’

La partición de la India y Pakistán, por ejemplo, que nos da una de las confrontaciones más antiguas y tóxicas de la actualidad, entrañó principalmente la partición del Panyab. Visite el Panyab y vea si puede detectar la más remota diferencia en las personas a ambos lados de la frontera. Lengua, literatura, patrimonio étnico, apariencia física: virtualmente indistinguibles. Aquí es principalmente la religión la que simboliza el narcisismo y convierte en gigantesca la menor discrepancia.

Trabajé en Irlanda del Norte, donde la religión tampoco es un asunto de poca importancia, y al principio no podía distinguir si la persona a la que estaba mirando era católica o protestante. Después de un tiempo, pensé que podía adivinar con un grado razonable de exactitud, pero la mayoría de los habitantes de Belfast parecía capaz de hacerlo siguiendo una especie de instinto. Hay un pequeño sustrato de diferencia étnica allí, con los gaélicos originales algo más oscuros y rubios que los escoceses rubios que fueron importados como colonos, pero para los de fuera es impalpable. Aunque localmente es el asunto dominante.

Del mismo modo en Chipre es muy difícil distinguir a un griego de un turco. Los dos pueblos han estado en la misma isla durante tanto tiempo que incluso sufren el mismo tipo de anemia, la talasemia. Una vez entrevisté a un doctor especialista en la enfermedad, y me dijo solemnemente que, a partir de una muestra de sangre, no era posible saber si el donante era griego o turco. Tuve que frenarme para no preguntarle si hasta entonces había pensado que las diferentes nacionalidades estaban hechas de material genético diferente. Apenas se han registrado casos de matrimonios mixtos entre los chipriotas griegos y turcos, y la isla sigue severamente dividida.

En su libro El honor del guerrero, Michael Ignatieff dedica algún tiempo a intentar dilucidar lo que hizo a los soldados en los Balcanes Guerras -físicamente indistinguibles unos de otros- tan ansiosos de infligir crueldad y el desprecio sobre los serbios o croatas o bosnios, según el caso. Muy a menudo, el odio expresado tomó la forma de rivalidades extremadamente locales y provinciales, inflamadas por celos de las supuestas pequeñas ventajas que poseían los demás. Por supuesto, aquí también hay nacionalistas latentes y las diferencias confesionales que actuaron como un multiplicador de fuerza una vez que las cosas se pusieron desagradables, pero lo que desconcierta al forastero es la pregunta: ‘¿Cómo pueden distinguir?’ En Ruanda y Burundi, aunque fuera es cierto, como algunos antropólogos coloniales solían afirmar, que los hutus y los tutsis varían en altura y también en la delimitación de la línea de nacimiento del pelo, no parece suficiente diferencia sobre la que basar un genocidio.

En Sri Lanka, donde de nuevo se tarda mucho tiempo en darse cuenta de que los tamiles son propensos a ser ligeramente más pequeños y un poco más oscuros que la mayoría cingalesa, por alguna razón esa es la información más importante que poseen las dos poblaciones. Y no pasa mucho tiempo antes de que una población empiece a decir que la otra tiene demasiados hijos, es demasiado aficionada al ocio, o excesivamente poco rigurosa en cuestiones higiénicas. En su libro sobre Bagdad, mi amigo Patrick Cockburn explicaba que cada vez que escuchaba que un chíi o un suní decía que la religión no contaba, él se daba cuenta de que el hablante conocía la con precisión la fe de todos los demás en la sala. Y si quiere ver una expresión de puro desprecio racial, intente dar a un chií de Irán la impresión de que usted cree que él y sus correligionarios iraquíes son hermanos bajo la piel.

El siguiente ejemplo de este fenómeno será uno de los más graves, así como uno de los menos dramáticos. Una de las diferencias más discretas del mundo -la línea que separa a los belgas francófonos de los de habla flamenca- está a punto de reafirmarse en un intento de dividir Bélgica en dos. Si se produce la secesión, el país sede de la OTAN y la Unión Europea dejará de existir de una forma bastante narcisista, deshecho por una de las más distinciones más pequeñas de todas.

Así que compadezca a los uzbekos y kirguises, mientras se miran sospechosamente unos a otros durante un tiempo repentino de escasez y inseguridad. Quizá sus miserias mutuas no hayan hecho más que empezar. Y todo esto contiene los ingredientes de la verdadera tragedia, y de la ironía. Una de las grandes ventajas que posee el Homo sapiens es la sorprendente falta de variación entre sus diferentes ‘ramas’. Desde que salimos de África, casi no hemos sufrido variaciones como especie. Si fuéramos perros, todos seríamos de la misma raza. No sufrimos las enormes diferencias que separan a otros primates, por no hablar de otros mamíferos. Como para estropear este gran don natural, y desfigurar lo que podría ser nuestra solidaridad abrumadora, conseguimos encontrar excusas para el chovinismo y el racismo en cuestiones ínfimas y a continuación las hacemos enormes. Por esa razón, la condena de la intolerancia y la superstición no es sólo una cuestión moral, sino un asunto de supervivencia”.

He tomado la imagen aquí.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres