Blogia
Daniel Gascón

LLEGAR A TIEMPO

 

1.

“En un año extenuante, Ammon Shea, un neoyorquino que ha sido empleado de mudanzas, músico callejero y gondolero, ha leído los veinte volúmenes del Oxford English Dictionary.  

Ha vuelto de su aventura en los límites más lejanos del idioma inglés con una rica cosecha de palabras oscuras y olvidadas que compartir: gemas indispensables como “deipnofobia” [deipnophobia] (“miedo irracional y enfermizo a cenar y a las conversaciones tanto durante la cena como en la sobremesa”) o  “apricity” (el calor del sol en invierno). A cambio ha sufrido dolores de espalda, problemas de ojos y constantes dolores de cabeza.”

Lo explica en su libro Reading the Oxford English Dictionary. Aquí más.

2.

Una lista de necrológicas prematuras.

3.

Carlos Fuentes, al quite: “Sí quiero hacer notar que dentro de un mes será electo un nuevo presidente norteamericano”.

4.

Escribe Adam Gopnik en The New Yorker:

“Mill creía en la completa igualdad entre los sexos, no sólo en la educación para las mujeres y, en algún momento, el sufragio femenino, sino en la paridad absoluta; creía en la igualdad de todo el mundo ante la ley, en el fin de la esclavitud, el voto para la clase trabajadora, y el derecho al control de la natalidad (lo arrestaron a los diecisiete años por ayudar a que los pobres tuvieran acceso a anticonceptivos), y en la inteligencia común de todas las razas de la humanidad. Lideró la lucha para respetar los derechos de los detenidos acusados de terrorismo; defendió que se estudiara el árabe, para no alienar a los potenciales radicales; y se opuso a adulterar el liberalismo anglosajones con demasiada teoría sistemática francesa. Todo esto con una inteligente aceptación del libre mercado como motor de prosperidad y un deseo de aplacar sus excesos y desigualdades. Acertó en casi todo, incluso a la hora de contemplar lo que estaba mal: vio el genio de Thomas Carlyle pese a sus posiciones políticas reaccionarias, y su ensayo sobre Coleridge, uno de los grandes conservadores de la generación precedentes, muestra una modélica evaluación de un escritor cuyas ideas no se comparten pero cuya escritura es maravillosa. Mill era un enemigo de la intolerancia religiosa y la superstición, y un amigo de la tolerancia y la libertad de conciencia”.

Richard Reeves ha escrito una biografía: John Stuart Mill: Victorian Firebrand.

5.

Christopher Hitchens elige a Obama:

 

“En “las cuestiones” de estas últimas semanas no hay una distinción muy aguda o claramente perceptible entre los dos candidatos, y sus “debates” han sido asuntos aburridos y estrechos. Pero la diferencia en carácter y temperamento se ha hecho cada vez más clara, y no hay una manera decente de obviar ese hecho. El llamado debate de la sala del pueblo de la semana pasada mostró al senador McCain como alguien que sufre unas carencias cada vez más evidentes y vergonzosas, tanto cognitivas como físicas. Y los únicos acontecimientos públicos que han incluido hasta ahora a su absurda elección de compañera de ticket la han mostrado como una mujer falsa y carente de escrúpulos, absolutamente ignorante de todos los discursos políticos necesarios pero hábilmente formada para lanzar mentiras completas y ridículas y atraer al elemento más bajo de su público. McCain se acuerda en ocasiones de destacar asuntos como el honor y de repudiar insinuaciones y calumnias, pero esto sólo hace que parezca más senil y cínico, ya que no puede (¿o te parece que no?) ser sino su deseo la elección de una candidata que se encarga de las insinuaciones y las calumnias en su nombre. [...]

Yo solía considerarme un votante de un solo asunto, en la cuestión esencial de defender la civilización contra sus enemigos terroristas y  los protectores totalitarios de esos enemigos, y en ese “asunto” espero poder seguir denunciando y enfrentándome a cualquier ambigüedad. Obama está muy sobrevalorado en mi opinión, pero el ticket Obama-Biden no es un tándem de capitulación, aunque acepte el apoyo de la facción propicia a rendirse, y enseña algunos signos de tener la capacidad y las ganas de aprovecharse de la experiencia. Con McCain, la “experiencia” está sujeta a un rendimiento en claro retroceso, y con Palin, la propia palabra es una broma enferma. Uno sólo desearía que la elección hubiera pasado y tuviera un veredicto apropiado y digno, para ahorrarle a la democracia y a la urbanidad la degradación a la que parecen estar sometidas en los días que quedan de una campaña baja y deshonesta”.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

seleucus -

¡"Deipnophobia"! Menudo palabrón. Me lo apunto.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres