Blogia
Daniel Gascón

CERDOS

CERDOS

 

Escribe Christopher Hitchens:

“Según todos los informes recientes, la antigua ciudad de El Cairo ahora presenta al mundo la imagen de una pila de basura purulenta. Nada nuevo, dice usted. Las calles nunca han sido exactamente despejadas, y los niveles de ruido y tráfico y contaminación son asombrosos. Cuando visité el lugar, me sorprendí al encontrar a personas que viven con gran dignidad y aplomo en lo que llamaban "las ciudades de los muertos", entre las tumbas y las lápidas de los enormes cementerios de El Cairo. También me sorprendió la cantidad y variedad de animales que viven codo con codo, por así decirlo, en medio de los autobuses y taxis, con la población humana. Mirando hacia abajo desde la alta ventana del Hotel Shepheard, vi que una persona emprendedora de los pisos bajos había llevado un pequeño rebaño de cabras a su techo. Se pueden encontrar otras manadas y rebaños en las vías de comunicación. Y este animal tan útil, el cerdo, realizaba una gran cantidad de trabajo excelente. Como consumidores en masa de los residuos orgánicos, los cerdos son difíciles de batir. Se abrían paso sobre grandes montones de desechos, a menudo bajo la supervisión tácita de la gran minoría cristiana de El Cairo.

Tengo que usar el pasado para hablar de estos nobles animales, ya que, en la primavera de este mismo año, todos ellos fueron sacrificados por órdenes del gobierno egipcio. Y esta delirante acción ha desplazado la escena de basura de El Cairo de lo terrible a lo casi calamitoso. El régimen del presidente Hosni Mubarak alegó, a partir de ninguna evidencia, que los cerdos eran portadores de la llamada "gripe porcina". (Varios amigos y familiares míos contraído y superado de esta infección leve; todo el mundo sabe que el encuentro real con los cerdos no tienen absolutamente nada que ver con esto.) Como consecuencia de la matanza del cerdo, las calles de El Cairo se han vuelto casi insoportables, y los recolectores de basura cristianos, llamados localmente el zabaleen, han sido despojados de sus medios de subsistencia. "Mataron a los cerdos, que limpian la ciudad", como un recolector de basura y ex porquero, Moussa Rateb, declaró a la agencia egipcia el final.

He leído el reportaje bien escrito e vívidamente ilustrado de Michael Slackman en el New York Times con la vaga necesidad de escuchar cómo cae el otro zapato. ¿Cuándo se le ocurre mencionar que había algo sectario -posiblemente incluso algo religioso- en la decisión simultánea de matar a los cerdos y rebajar a los cristianos?

Este no sería el único caso de histeria administrativa generado por el brote. La televisión iraní emitió recientemente un reportaje que sugiere que el virus de la gripe porcina había sido deliberadamente producido por los habituales misteriosos “círculos” cosmopolitas y que la vacuna contra él había sido monopolizada por una empresa en la que Donald Rumsfeld tiene muchas acciones. En mayo, cuando la histeria antiporcina cobraba fuerza en Egipto, hubo una propuesta del jeque Ahmad Ali Othman, una figura importante entre los asesores del Ministerio de Asuntos Religiosas, de que todos los cerdos fueran exterminados porque eran los descendientes de los incrédulos judíos transformados en esta especie en el Corán. (Por si no sigues este debate tan tóxico entre las escuelas rivales del islam militante, hay quienes sostienen los judíos descienden de los cerdos y monos en los que Alá convirtió a los herejes, y los que toman la postura más moderada de que los herejes transformados en cerdos y monos recibieron también una maldición que los hizo estériles. La segunda opinión lleva a una conclusión algo más indulgente y tolerante: malos como son los judíos actuales, por lo menos no se encuentran en una línea de descendencia directa de las bestias originales condenadas. Son finas distinciones que merece la pena conocer.)

En un nivel más mundano, se dice que los cerdos son sucios porque comen incluso sus propios excrementos. No son las únicas criaturas que recurren a esto, pero es sin duda su carácter omnívoro el que hace de ellos una patrulla de basura tan sorprendente. No darse cuenta de esta cualidad es no entender nada sobre los cerdos. También podemos observar que tienen piel y órganos que pueden ser transplantados a los seres humanos, que tienen gran inteligencia y una impresionante relación entre el peso de su cuerpo y el de su cerebro, ciertos valores familiares y otros rasgos interesantes. (No es una coincidencia que, en todas las sociedades que no inculcan prejuicios contra ellos, el folclore presente a los lechones en una posición simpática hacia los humanos.) Una ciudad o la sociedad sin cerdos es apenas imaginable: un mundo sin cerdos sería un mundo en el que los seres humanos habrían destruido a unos parientes cercanos y unas criaturas muy útiles. Sin embargo, dos de los grandes monoteísmos están comprometidos con el odio irracional e incluso el temor a los cerdos. (El cristianismo es algo mejor en este punto, si se omite la historia horrible de los cerdos infectados con demonios por el mismo Jesús. Un canónigo de la Iglesia de Inglaterra, que había servido como misionero en Nueva Guinea, donde las ovejas eran desconocidas, me dijo que, para que se entendiera bien, la metáfora de las ovejas y su pastor había sido reemplazada por predicadores que rogaban al señor que protegiera y preservara a sus puercos preciosos.)

Pero ninguna fe es inmune a la estupidez en este aspecto. Hace siglos, en Europa, los gatos -sobre todo los de color negro- se consideraban "familiares" de las brujas y eran condenados a muerte con crueldad repugnante por cristianos petrificados que temían al Maligno y sus enviadas femeninas. La destrucción del felino llevó al triunfo de la rata, y la pulga que llevaba en la espalda, y casi al colapso de la civilización europea. Ahora, la erradicación de la especie porcina provoca el avance de la montaña de basura, en el que sería sorprendente que la rata y sus parásitos no encontrasen un refugio. Deja que actúe la gente de fe. Déjales si te atreves...”

He tomado la imagen aquí.

En el catálogo Afinidades (A del Arte, Zaragoza, 2009) Ismael Grasa tiene un hermoso texto sobre el cerdo, que acompaña a otros hermosos cuadros de María Buil.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Entrenomadas -

Me asusta la gente de fe, me dan miedo. Me inquietan tanto como este texto.
Voy a intentar recuperarme leyendo cómics.
Me quedo el texto.

K,

Marta

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres