Blogia
Daniel Gascón

SOBRE EL MIEDO

SOBRE EL MIEDO

Escribe Henryk Broder:

“En 1988, la novela de Salman Rushdie Los versos satánicos fue publicada en su edición original en inglés. Su publicación llevó al Estado iraní y a su líder revolucionario, el ayatolá Jomeini, a emitir una fetua contra Salman Rushdie, y a ofrecer una fuerte recompensa por su asesinato. Esto provocó varios ataques a los traductores y los editores de la novela, incluyendo el asesinato del traductor japonés Hitoshi Igarashi. Millones de musulmanes de todo el mundo que no habían leído una sola línea del libro, y que nunca habían escuchado el nombre de Salman Rushdie, querían que se ejecutara la sentencia de muerte contra el autor. Y cuanto antes, mejor, para que el manchado honor del profeta pudiera limpiarse con la sangre de Rushdie.

En ese ambiente, ningún editor alemán tuvo el valor de publicar el libro de Rushdie. Esto llevó a un puñado de famosos autores alemanes, encabezados por Günter Grass, a tomar la iniciativa para que la novela de Rushdie pudiera aparecer en Alemania, por medio de la fundación de una editorial creada exclusivamente para ello. Se llamaba Artikel 19, como el apartado de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de Naciones Unidas que garantiza la libertad de opinión. Decenas de editoriales, organizaciones, periodistas, políticos y otros miembros prominentes de la sociedad alemana estuvieron involucrados en la empresa conjunta, que fue la más amplia coalición de la historia alemana de posguerra.

Simpatía por los sentimientos de los musulmanes

Diecisiete años más tarde, después de que el diario danés Jyllands-Posten publicara doce caricaturas de Mahoma en una sola página, en el mundo islámico se produjeron reacciones similares a las que siguieron a la publicación de Los versos satánicos. Millones de musulmanes de Londres a Yakarta, que nunca había visto las caricaturas ni escuchado el nombre del periódico, salieron a las calles en protestas contra un insulto al Profeta y exigieron el castigo apropiado para los delincuentes: la muerte. El líder de Al-Qaeda, Osama bin Laden, incluso llegó a solicitar la extradición de los caricaturistas para que pudieran ser condenados por un tribunal islámico.

Esta vez, sin embargo, en contraste con el caso Rushdie, casi nadie ha mostrado ninguna solidaridad con los caricaturistas daneses amenazados; al contrario. Grass, que había iniciado la campaña Artikel 19, expresó su comprensión por los sentimientos heridos de los musulmanes y las reacciones violentas que se produjeron. Grass describió el caso como ‘una respuesta fundamentalista a una acción fundamentalista’, estableciendo una equivalencia moral entre los 12 dibujos animados y las amenazas de muerte contra los caricaturistas. Grass también señaló que: ‘Hemos perdido el derecho a buscar protección bajo el paraguas de la libertad de expresión’.

‘Creo que la republicación de estas viñetas ha sido innecesaria, ha sido insensible, ha sido irrespetuosa y ha estado mal’, comentó el entonces ministro del interior británico, Jack Straw, en referencia a la decisión de varias organizaciones de medios europeos de publicar las caricaturas. Mientras tanto, Vorwärts, el órgano del partido de centro-izquierda de Alemania, el Partido Socialdemócrata -uno de los dos principales del país- defendía la libertad de expresión en general, pero opinaba que en este caso especial, los daneses habían ‘abusado’ la libertad, ‘no en un sentido jurídico, sino político y moral’. Para Fritz Kuhn, el entonces líder parlamentario del Partido Verde, fue una experiencia de déjà vu: ‘(Las caricaturas), me recuerdan a los dibujos antijudíos de la época de Hitler antes de 1939’. Con su declaración, Kuhn, que nació en 1955, demostró que ni tenía una sensacional memoria prenatal o que nunca había visto una sola caricatura antisemita el periódico de propaganda nazi Der Stürmer.

Como eunucos hablando de sexo

Era como escuchar la charla sobre el arte ciegos, de los sordos sobre la música o de los eunucos sobre sexo. Porque con la excepción de los de diarios izquierdas Die Tageszeitung, el conservador Die Welt y el centrista Die Zeit, todos los periódicos y la revista alemana siguieron el consejo de la codirigente del Partido Verde Claudia Roth, que dijo que la ‘desescalada empieza en casa’, y permanecieron en el lado de la precaución, al no publicar las caricaturas. El destacado psicoanalista alemán Horst-Eberhard Richter aconsejó: ‘Occidente debe abstenerse de cualquier provocación que produzca sentimientos de degradación o humillación.’ Por supuesto, Richter dejó abierta la cuestión de si ‘Occidente’ también debe abstenerse de usar minifaldas, comer carne de cerdo y legalizar las parejas del mismo sexo a fin de evitar causar cualquier sentimiento de degradación y humillación en el mundo islámico.

Si las caricaturas de Muhammad hubieran sido reeditadas por la prensa alemana en su conjunto, los lectores de periódicos habrían podido ver por sí mismos lo inofensivas que eran las 12 caricaturas, y lo extraño y absurdo del debate. En cambio, la evaluación se dejó a ‘expertos’, que habían defendido en el pasado todas las críticas al Papa y la Iglesia, así como cada pieza de arte blasfemo en nombre de la libertad de opinión, pero que, en el caso de las caricaturas de Mahoma, sostenían repentinamente el punto de vista de que hay que mostrar consideración hacia los sentimientos religiosos de otras personas.

Pero ese argumento era claramente una excusa, una manera de ocultar que habían sido silenciados por el miedo. Después de todo, algunas cosas habían sucedido entre el caso Rushdie y el asunto de las caricaturas: el 11-S, los atentados de Londres, Madrid, Bali, Yakarta, Djerba: acontecimientos que algunos comentaristas han interpretado como una reacción del mundo islámico a la degradación y humillación por parte de Occidente. Frente a esta amenaza, parecía más razonable, ysobre todo más seguro, mostrar respeto a los sentimientos religiosos en lugar de insistir en el derecho a la libertad de expresión.

El derecho a ofender es más importante que proteger a los ofendidos

Pocas personas se mostraron dispuestas a romper filas. Entre ellos estaba el cómico Rowan Atkinson (‘Mr. Bean’), que en el contexto de un debate sobre la propuesta británica de una legislación contra la incitación al odio religioso, declaró que ‘el derecho a ofender es mucho más importante que cualquier derecho a no ser ofendido’. Y Ayaan Hirsi Ali, una mujer nacida en Somalia y criada en la religión musulmana, que vivía entonces en los Países Bajos, respondió con un manifiesto que comenzaba con las palabras: ‘Estoy aquí para defender el derecho a ofender’.

Pero ella era una excepción. Incluso el entonces presidente francés, Jacques Chirac, olvidó temporalmente que representaba al país de Sartre, Voltaire y Victor Hugo, y decretó que ‘cualquier cosa que pueda ofender la fe de los demás, especialmente las creencias religiosas, debe evitarse.’

Así comenzó la ‘desescalada’ que se había solicitado. El único problema es que el otro lado no piensa en la desescalada. La fetua contra Salman Rushdie sigue en vigor, y el intento de asesinato de Kurt Westergaard la semana pasada no fue la primera tentativa de ejecutar una sentencia de muerte en un caso en el que no se cometió ningún crimen. El islam puede ser la ‘religión de paz’ en teoría, pero se ve diferente en la práctica.

Una abogado turco-alemana que vive en el centro de Berlín ha tenido que pasar a la clandestinidad, porque se ha convertido en destinataria de amenazas de muerte después de publicar un libro. El tomo no incluye caricaturas de Mahoma. Simplemente el título funciona como una provocación: Es: Islam Needs a Sexual Revolution.[El islam necesita una revolución sexual].”

Pese a la patética carta de Erdogan y Zapatero sobre el asunto (“La publicación de estas caricaturas puede ser perfectamente legal, pero no es indiferente y debe ser rechazada desde un punto de vista moral y político”) y del miedo a publicar las caricaturas de muchos medios, en castellano también se alzaron voces en defensa de la libertad de opinión. Un artículo en The Guardian de la ex periodista estadounidense afincada en Dinamarca Nancy Graham Holt, ganadora de varios Premios Emmy y formada en Berkeley y la London School of Economics, sobre el intento de asesinato al caricaturista Kurt Westergaard, es un ejemplo elocuente del enfoque delirante de muchos occidentales sobre este asunto. El título se puede traducir así: “Los prejuicios daneses provocan fanatismo”.

En la imagen, Westergaard.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres