Blogia
Daniel Gascón

HITCHENS ESCRIBE SOBRE SARAH PALIN

HITCHENS ESCRIBE SOBRE SARAH PALIN

 

Escribe Christopher Hitchens:

“Cuando escribí sobre Sarah Palin en Newsweek el mes pasado, señalé la forma cruda en la que trata de teflonizarse cuando se la acusaba de un raro extremismo político. Así, una vez había ido a la manifestación de Pat Buchanan con una chapa a favor de Buchanan, pero sólo porque pensaba que era lo que pedía la buena educación. Ella y su marido habían asistido a las reuniones del Grupo de la Independencia de Alaska -él es miembro-, pero su nombre, arguyó ella más tarde, sólo quería decir ’independiente’. (El AIP es simplemente un partido secesionista.)

No se muestra escéptica hacia toda la evidencia de la evolución, sino con sólo una parte de ella. No había dicho exactamente que Dios estaba de nuestro lado en el Iraq; sólo que Dios y los Estados Unidos estaban en el mismo lado. Dice que dejó el Hawaii Pacific College al cabo de un año porque era "demasiado soleado para alguien de Alaska", su padre (a quien considera prácticamente infalible) dice a sus biógrafos más recientes que se marchó debido a la preponderancia de los asiáticos e isleños del Pacífico: ‘Era una cosa para minorías y no era atractivo. Así que ella volvió a casa.’ Y así sucesivamente. Como intenté resumir la reiterada táctica:

Así que hay está: anti-Washington excepto cuando siente sed de ello, y lo bastante cerca (y lo bastante lejos  como para ‘negarlo’) del elemento marginal paranoico que sugiere ominosamente que nuestro presidente es un comunista keniata.

La semana pasada, la nueva estrella de la derecha hizo todo lo posible para hacerme justicia. Apareció en el programa de radio de un tal Rusty Humphries, otra rebanada humeante y entrañable de los buenos y viejos Estados Unidos, y se le preguntó si convertiría en un asunto del certificado de nacimiento del Presidente Barack Obama. Su respuesta: ‘Creo que el público tiene razón en convertirlo en un asunto. Creo que es una pregunta justa.’ Eso fue el jueves, 3 de diciembre. El viernes, había publicado una segunda ‘reflexión’ en su página de Facebook, tranquilizando a todos: ‘En ningún momento he pedido al presidente presentar su certificado de nacimiento, o sugerido que no nació en los Estados Unidos’.

Bueno, claro, por supuesto que no lo ha hecho. Sólo le parece una buena idea que otros lo hagan, a su manera ‘justa’, ya que, después de todo, es ‘una pregunta justa’

¿Podría algo ser más cobarde y despreciable? Alexander Pope escribió unas cuantas líneas acerca de este tipo de tráfico de insinuaciones de segunda mano y tercera fila:

Mas deja que aplaste este bicho de alas doradas,

Un hijo de la suciedad que hiede y apesta,

Cuyo zumbido molesta al discreto y el bello

Pero no conoce ni el ingenio ni la belleza.

Como los perros bien educados que disfrutan

De nunca morderán la pieza.

¿Qué precio tiene para la valiente cazadora de frontera, una cámara de eco vacía, dispuesta a ayudar a los traficantes de rumores y de los freaks que disparan emboscados y luego se escapan? Algunos intelectuales condescendientes de la derecha llaman a su estilo ‘populista’ y la comparan con Andrew Jackson y William Jennings Bryan. El verdadero nombre es la demagogia, y desciende de Joseph McCarthy, Robert Welch, y los elementos más desagradables de la vieja pandilla de Nixon, gente para quien la calumnia y la difamación eran una segunda naturaleza.

Creo que puedo adivinar por qué Palin se movió tan rápidamente para suavizar su petición de carne fresca a la gente de Rusty. El sábado por la noche, debía ponerse un vestido negro ser una invitado especial en la cena del Gridiron Club  en Washington, DC. Era hora de ponerse los falsos adornos de ingenio y la belleza de nuevo. (Espero que esta no sea la razón por la que prensa, fue tan absolutamente suave con su basura de ‘birther’ el pasado fin de semana.) La persona ha introducido a Palin en el círculo social y político más elevado de la capital, y que ya ha organizado su aparición en el Alfalfa Club, es Fred Malek. Vale la pena tener en cuenta dos cosas sobre Malek.

La primera es que fue un miembro importante de la administración Nixon, una importante figura en el Comité Nacional Republicano, y el director de la campaña para la reelección de George H. W George en 1992. Con sus conexiones con Carlyle Group y otras las empresas y su mansión en los suburbios McLean, Virginia, Malek es casi el prototipo del hombre del ‘sistema’ privilegiado de Washington y consiglieri republicano, contra el que los adoradores de Palin y su libro imaginan, en sus patéticos sueños, que su heroína ha desatado una cruzada. Pero su libro absurdo Going Rogue está cargado de elogios hacia el apoyo y los consejos de este cuarteado bandido. ¡Populismo? ¡Ja! A menos, es decir, que uno cuente el hostigamiento de los judíos como una forma de populismo, que supongo que en cierto modo lo es. (Bryan, otro enemigo de Darwin, fue también era fan del Klan.)

Debido a que la segunda cosa que conviene sobre Malek es que él fue el hombre que elaboró una lista de los judios que debían ser despedidos de la administración pública bajo la administración Nixon. Me sorprende que tantas personas hayan olvidado esto, y que no le hayan hecho a Palin una sola pregunta al respecto. En la década de 1970, Nixon, cuyas cintas de la Casa Blanca son una prueba consistente de paranoia antisemita, dio órdenes de que la Oficina de Estadísticas Laborales fuera purgada de lo que llamó una ‘conspiración judía’. El trabajo de elaboración de la lista se le encargó a Malek, cuya información dio lugar a lo que se llamó la ‘reasignación’ de algunos funcionarios en el Departamento de Trabajo. Malek más tarde trató de dar una excusa de comadreja por su conducta, pero lo pilló mi compañero Timothy Noah de Slate.

No entiendo por qué un personaje tan repugnante es recibido aún en los círculos educados, salvo que ahora, al menos, ha vuelto hacer el tipo de tarea para la que esté mejor preparado. Se ha encontrado una neófita sin escrúpulos ni cultura política, que estará feliz de actuar como un megáfono para cualquier tipo de difamación e insinuación -Obama ‘juntándose con terroristas’, fue, supongo, la inyección de dinero de la última campaña- y luego dispuesta revisar y ampliar sus comentarios. Trabajo desagradable, si puedes conseguirlo. Malek, ahora tan cerca de la vejez, tiene que estar pellizcándose por su buena suerta.

Al menos Richard Nixon tenía la mala suerte de parecerse a lo que era: un canalla obsesionado y un psicópata reprimido. Considerando que la utilidad de Sarah Palin a la a los gestores de su partido es que combina algo de experiencia con una inocencia fingida y un rubor todavía palpable de sexo. Pero se debe leer su Alexander Pope: ese florecimiento se desvanece muy pronto, y se desvanecerá muy rápidamente si lo utiliza para prostituirse con los nixonianos un día y calentar a la chusma el día siguiente”.

En la imagen, Hitchens.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres